MotoGP™ Basics

Volver al índice

Servicios médicos

Volar a los mandos de una MotoGP a más de 340 km/h puede resultar en ocasiones un tanto arriesgado; el número de caídas que se suceden entre los entrenamientos y carreras al final del año supera a menudo la cifra de 500, por lo que la asistencia médica en los circuitos es un factor de importancia vital.

Burlando las leyes de gravedad, los pilotos se inclinan sobre la pista a velocidades vertiginosas. En tales circunstancias puede ocurrir que se pierda el control del tren delantero o trasero de la moto y que la caída sea inevitable, por lo que el piloto acaba en el suelo, deslizándose por el asfalto o por la grava de la escapatoria de seguridad que se extiende junto al trazado.

CLINICA MOBILE

Algunas caídas son más serias que otras, pero el número de pilotos que son trasladados al hospital en situaciones de emergencia es ahora muy bajo (entre 4 y 5 en los últimos años). Esto se debe a la mejora tanto de los elementos de seguridad en el equipamiento que protege a los pilotos como en la pista, a la mayor fiabilidad de las monturas, a las instalaciones médicas de los circuitos y especialmente al dedicado trabajo del personal de la Clinica Mobile – Clínica Móvil -, el hospital itinerante del Campeonato del Mundo de MotoGP.

El Doctor Claudio Costa y su Clinica Mobile celebraron en 1997 30 años de implicación en el Campeonato del Mundo. El siempre presente médico italiano y su comprometido equipo se han erigido en figuras imprescindibles del paddock, donde juegan un papel decisivo en cada Gran Premio.

En algún momento, todos los pilotos que participan en el certamen han visitado el famoso hospital, pero no sólo ellos pueden requerir su ayuda. Toda persona que trabaje en el circuito durante el fin de semana de competición puede acudir al consultorio y recibir asistencia médica. Sea para tratar la fractura de tobillo de una estrella de MotoGP™ o la garganta irritada de un comentarista de televisión, la Clinica Mobile tiene siempre las puertas abiertas para socorrer a cualquier miembro de la Gran Familia integrada por los habitantes del paddock.

HISTORIA

En los primeros días del Campeonato del Mundo de motociclismo las instalaciones médicas estaban lejos de cumplir los requisitos mínimos suficientes mientras que los niveles de seguridad en la pista estaban a años luz de las cotas de calidad que se han alcanzado hoy en día.

El Doctor Claudio Costa, hijo de un organizador de carreras, decidió tomar cartas en el asunto a principio de los 70. La clínica itinerante tiene sus orígenes en Italia, donde Checco Costa, padre del Dr. Claudio, organizó las primeras 200 millas de Imola en abril de 1972. Checco pidió a su hijo que se hiciera cargo de las instalaciones sanitarias para el histórico evento. Fue entonces cuando Claudio vio la enorme ayuda que él y su equipo de especialistas, originalmente de Bolonia, podían prestar en los diferentes eventos del Campeonato que se celebran por todo el mundo.

Los primeros tiempos no fueron nada fáciles para el Dr. Costa y su valioso equipo, quienes se desplazaban de circuito a circuito en tren, barco o por carretera, cargando ellos mismos con las cajas del equipamiento médico necesario para atender a sus posibles pacientes.

La idea de una clínica móvil que pudiera transportarse de evento a evento quedó patente y cinco años más tarde se hizo realidad; la primera unidad de la Clinica Mobile se estrenó en el paddock de Salzburgring, en Austria, el 1 de mayo de 1977.

Su primera actuación fue en ese misma carrera, en la que cinco pilotos de la categoría del cuarto de litro, entre ellos Franco Uncini, sufrieron un accidente en la misma curva, con heridas de consideración. El personal de la Clinica Mobile salvó la vida de Uncini, aunque tristemente las heridas del piloto suizo Hans Stadelmann resultaron mortales a pesar de prestársele asistencia inmediata.

De no haber sido por la Clinica Mobile, muchos otros pilotos hubieran sufrido la misma fatal suerte durante las siguientes décadas, y ciertamente ex pilotos como Uncini, Philippe Coulon, Michael Rougerie, Virginio Ferrari o Graziano Rossi, padre de Valentino, pueden afirmar que siguen vivos gracias al servicio que en su día les prestaron los doctores de este singular hospital itinerante.

Desde 1970 ha habido cinco unidades del camión en que se alberga la Clinica Mobile, que ha ido evolucionando y equipándose para dar un mejor servicio gracias a las donaciones de pilotos y equipos que se benefician de sus atenciones. La estima que se ha ganado el equipo del Dr. Costa ha quedado más que demostrada con la bendición de una de sus unidades por el Papa Juan Pablo II en Roma en 1988 y la visita del Rey Juan Carlos I de España a la clínica en 1997.

LA CLINICA MOBILE EN LA ACTUALIDAD

El rol de la Clinica Mobile también ha cambiado con el paso del tiempo, con la introducción de un Director Médico, el Doctor Claudio Macchiagodena, y la construcción de instalaciones médicas permanentes en cada circuito que cuentan con el equipamiento hospitalario necesario para reforzar la labor de la Clínica en caso de emergencia. Ahora se cuenta también con helicópteros ambulancia para poder trasladar rápidamente a los pilotos más graves hasta el centro hospitalario más cercano en caso de que fuera necesario.

La última evolución de la Clinica Mobile se inauguró en Jerez en 2002 por un grupo de Campeones del Mundo, entre ellos Mick Doohan, poseedor de cinco títulos mundiales y piloto muy unido a la historia de la clínica a raíz de su propia experiencia. El carismático piloto australiano fue socorrido por el equipo del Dr. Costa cuando en 1992 sufrió un grave accidente en el que por poco pierde una pierna. El personal de la clínica le asistiría de nuevo en 1999 tras la caída que no sólo le costó una nueva lesión en la pierna sino que finalmente forzaría también su retirada de la competición.

Durante los días de actividad en el circuito, la Clinica Mobile permanece con sus puertas abiertas las 24 horas del día para asegurar la ayuda en cualquier momento a todo miembro del paddock; un gesto que honra así el enorme esfuerzo y la humanitaria visión del Doctor Claudio Costa y su equipo.

Desde la temporada 2012 se ha procedido a reforzar los Vehículos de Intervención Médica. El Código Médico de la FIM y el Reglamento del Campeonato del Mundo FIM MotoGP™ hacen obligatoria la presencia de Vehículos de Intervención Médica Rápida. Estos vehículos permitirán que un equipo competente y con el material adecuado pueda llegar a un piloto herido lo más rápidamente posible y realizar los primeros diagnósticos y las intervenciones necesarias antes de que el motociclista sea transportado al centro médico u hospital.

Además, con el fin de garantizar la coordinación de los servicios en cada GP a los pilotos y equipos de diferentes países, un pequeño equipo de médicos especializados en diagnóstico rápido de traumas, del USP Institut Universitari Quirón Dexeus de Barcelona, se encarga de asistir al servicio médico existente, así como de proporcionar asistencia médica a pie de pista, si es necesario, y acompañar al paciente al centro médico u hospital.

La intervención de los vehículos de respuesta médica rápida será decidida por el Director de Carrera en caso de una situación de bandera roja o cuando una sesión o una carrera se interrumpa, de acuerdo con el CMO, el Director Médico y el Comisionado de la pista, dependiendo del circuito, la naturaleza y la ubicación del incidente.

Publicidad