Terol: ‘Cerrar el año con una victoria te da un punto extra’

Moto2™ es ofrecido por Dunlop
viernes, 29 noviembre 2013

La victoria en el GP final de Valencia, la tercera del curso para Nico Terol, fue el epílogo de una temporada de mucho aprendizaje y experiencia. Después de cuatro podios en 2013, y algún que otro traspié, el piloto del Mapfre Aspar se toma un merecido descanso y se fija en 2014, la temporada en la que partirá sin complejos… por muchos carteles que le cuelguen.

Había pisado varios escalones del podio en el circuito de la Comunidad Valenciana, había atado su corona de 125 también allí, y la curva número cuatro lleva su nombre, pero Nico Terol todavía no había conseguido sonreír a su afición desde lo más alto del podio. En la última prueba del año, el circuito de sus amores le hizo un guiño, permitiéndole vencer como recompensa a una actuación impecable.

 ¿Imaginabas terminar la temporada ganando en Valencia?

Sabía que tenía posibilidades ya que el circuito Ricardo Tormo me encanta y se me da bien. Además en mi mente todavía tenía presente el podio de la temporada pasada. No sé si hubiera apostado por la victoria desde el principio, porque ganar en Moto2 es muy complicado, pero sí que estaba convencido de poder optar al podio. En los entrenamientos tuve buen ritmo pero me faltó un poco más de chispa para liderar la clasificación. Las mejores sensaciones llegaron el sábado por la tarde y el domingo por la mañana, en la sesión de calentamiento, donde terminamos de concretar la puesta a punto. Acabé primero y fue cuando me creí definitivamente que podía optar a la victoria.

Habías logrado terceros, segundos, un título, incluso una curva del circuito Ricardo Tormo lleva tu nombre, pero nunca habías ganado allí, ¿has saldado una deuda pendiente?

En parte sí, todos los éxitos anteriores habían sido increíbles pero ya quería ganar. Proclamarme Campeón del Mundo en el circuito Ricardo Tormo fue la bomba. En aquella carrera intenté ir a por la victoria, pero cuando me quedé sin neumáticos aflojé pensando en el objetivo final. Desde luego no cambio nada por aquel título de 125 en 2011, pero siempre me había quedado la duda de cómo sería la sensación de vencer en mi casa, y hace poco lo pude corroborar. Una sensación espectacular.

¿A qué sabe una victoria en el circuito Ricardo Tormo?

A gloria, por supuesto. Cruzar la meta y ver a todo tu equipo asomado al muro es especial, además tuve la suerte de que este año el circuito estaba abarrotado. Desde final de recta me puse a saludar a toda la gente, al llegar a la curva Doohan encendí la traca, fui corriendo a la grada e hice la ola para agradecer el apoyo del público. Y pude sentir como rugía el circuito, fue maravilloso. Disfruté como un niño pequeño, la verdad es que cerrar la temporada con una victoria te da un punto extra de fuerza y motivación de cara al año próximo.

Y te quedaste a solo dos milésimas del récord del circuito en Valencia, en poder de tu compañero, Jordi Torres. Desde fuera se intuye una relación fantástica a pesar de que sois rivales.

Con Jordi tengo una relación formidable tanto fuera como dentro de la pista. Cuando nos ponemos el mono los dos sabemos que hay que ser serios y trabajar al máximo, pero después siempre encontramos momentos para gastarnos bromas y estar de cachondeo. Nuestra relación es muy cálida y cercana, con él puedo hablar de cualquier cosa, principalmente de motos –risas-. Que los dos seamos pilotos rápidos nos beneficia muchísimo, ese pique sano nos ayuda a crecer, a estar siempre en constante mejora. Obviamente en pista cada uno busca lo mejor para sus intereses, pero si podemos ayudarnos mutuamente lo hacemos. En el plano personal yo soy más introvertido y Jordi es más jovial, pero creo que nos complementamos muy bien. Ambos somos conscientes de lo que nos ha costado llegar hasta aquí, por esto trabajamos tanto. En definitiva el hecho de que seamos dos chavales tan llanos ayuda a que estemos en perfecta sintonía.   

De no haberse caído Pol, ¿te hubieras planteado la carrera de otra manera?

No creo, mi intención era apretar para recortar distancias. Desde detrás veía que Espargaró iba un poco pasado, en varios parciales le ganaba alguna décima y eso fue lo que me motivó a seguir tirando fuerte para intentar alcanzarle. Sospechaba que, con lo agresivo que estaba pilotando, sus neumáticos se vendrían abajo. Además habíamos notado que en Valencia las Kalex degradaban mucho los neumáticos. Así que por mi parte era cuestión de mantener la calma y tirar muy fuerte durante toda la carrera, lo mismo que hice después, cuando se cayó.

Tres victorias, un segundo, tu primera pole en Moto2… Valora la temporada.

Esta segunda temporada en Moto2 ha sido bastante positiva, no solo por los podios sino porque hemos aprendido mucho de la categoría. Hemos concluido el año en séptima posición, consiguiendo cuatro podios, tres de ellos victorias, pero tenemos que trabajar en la regularidad. Después de Espargaró he sido, junto a Redding y Rabat, el piloto con más victorias, tres. Mi compañero Jordi y yo hemos sido los únicos pilotos Suter capaces de ganar carreras. Quiere decir que tenemos mucho potencial y que el equipo ha realizado un trabajo encomiable. Ahora solo nos falta no volver a cometer los mismos errores y saber hacer buen uso de la experiencia. Por mi parte, he de saber gestionar mejor la moto cuando la puesta a punto no es perfecta.

¿Por qué puedes ganar tres carreras con relativa comodidad y luego experimentar algunos altibajos?

En Le Mans me caí porque la visera se empañó completamente y no me anticipé a una mancha de agua. En Montmeló me costó encontrar la puesta a punto y terminé perdiéndome. Y en Moto2 a poco que te despistes te vas muy hacia atrás. El abandono de Sachsenring fue una lástima, porque yendo noveno se me averió la moto. En Indianápolis puntué pero fue una carrera de la que esperaba mucho más. Iba muy bien, pero me deshidraté y tuve que bajar el ritmo para poder terminar. Y en Malasia me caí. No me considero un piloto que se suela caer mucho, pero esta categoría te obliga a ir tan al límite que a veces arriesgas más de lo necesario. La temporada 2013 me ha servido para ver que debemos mejorar la regularidad.

¿Tu mejor victoria del año?

¡Es complicado elegir una!. La primera en Austin fue especial porque era mi primera victoria en Moto2 y también porque fue la primera edición del GP de las Américas. En una categoría con tantos gallos, lograr una victoria te ayuda a creértelo. La de Aragón fue bonita porque dominé todo el fin de semana, al estilo de cuando pilotaba en 125, pero sin duda la más especial fue la última en el circuito Ricardo Tormo. Donde tengo una curva, donde me proclamé Campeón del Mundo y adoro a la afición. Fue un fin de semana perfecto, para mí, para mi compañero Jordi, que me acompañó en el podio, para el equipo y también para los patrocinadores. 

Cerraste el 2012 con un podio que te ayudó a mejorar en 2013. ¿Concluir el 2013 con una victoria quiere decir que la temporada próxima darás un paso más?

Por supuesto que espero dar un paso más. Sabemos que Moto2 es una categoría muy complicada pero ya tenemos otro año de experiencia, hemos evolucionado mucho, nuestro objetivo va a ser terminar regularmente entre los primeros.

¿Listo para que te cuelguen el cartel de candidato al título?

No espero que me lo cuelguen pero tampoco voy a renunciar si lo hacen. Pase lo que pase durante el invierno que viene, mi planteamiento será el mismo de siempre. Trabajar cada día como si fuera el último, e ir cumpliendo pequeños retos, y lo que pase al final de temporada ya se verá. Si partimos pensando en el título, mal asunto. Tengo claro que voy a luchar por estar delante en todas las carreras, pero siempre pensando en cada Gran Premio, no en el objetivo final.

Define brevemente la temporada 2013.

Aprendizaje en una categoría durísima. Tener que exprimirme al máximo en cada carrera, pero aun así disfrutar pilotando.

 Entrevista cortesía del Mapfre Aspar Team

TAGS 2013 Nicolas Terol

Vídeos:

Ver todos los vídeos de este evento

Fotos:

Abrir más noticias

Últimas noticias

  • MotoGP™
  • Moto2™
  • Moto3™
Publicidad
MotoGP VIP VILLAGE™