¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Toni Elías: Cuando los triunfos son una cosa de familia

Toni Elías: Cuando los triunfos son una cosa de familia

La historia de Toni Elías, el último piloto en estrenar podio en el MotoGP, rompe con la tradición vivida en la mayoría de las especialidades del motociclismo, plagadas de apellidos famosos y herencias deportivas.

Las trayectorias de los Rossi, Roberts o Nieto son ya de sobra conocidas en el paddock del MotoGP. Valentino ha seguido la tradición de Grazziano, Kenny Junior ha imitado a Kenny senior y Gelete y Pablo han seguido los pasos de Ángel. Fuera del asfalto también encontramos claros ejemplos en las familias Everts y Lampkin. Stefan ha sido 4 veces campeón del mundo de motocross y su padre lo fue en 3 ocasiones. Es de todos conocido que Dougie, el hombre que ha dominado el trial mundial durante los últimos años, adjudicándose las últimas 4 coronas, es hijo de Martín, el primer campeón del mundo de la especialidad.

En el caso de Elías, la situación es distinta pese a ser también hijo de piloto porqué el jóven que subió al tercer peldaño del podio de Le Mans en la carrera de 125cc. es hijo de un conocido expiloto español de motocross. El padre de Toni Elías, que tiene el mismo nombre, se adjudicó 12 títulos de campeón de España de motocross y, cuando ya no tenía el cuerpo para saltos ni para un ejercicio tan exigente, obtuvo dos títulos españoles de karting. Su hermano Jordi, tío de Toni, fue también campeón de España de motocross en la categoría de 125cc. en una ocasión. Con este pasado ligado al off-road, cuesta imaginar cómo pudo iniciarse Toni en las especialidades de asfalto. La primera causa es que desistió rápidamente y con muy corta de edad de intentar imitar a su padre porque no le gustaba ensuciarse practicando el motocross. El primer contacto con el asfalto fue tan casual como revelador. Toni senior llevó a su hijo menor a una exposición de motos en Valencia y allí alquiló una pocket-bike para que el pequeño diese algunas vueltas. Por entonces contaba con 6 años y sus buenas maneras sobre la pequeña moto convencieron al progenitor de que el camino a seguir estaba en el asfalto. De vuelta a casa, en Manresa, Toni compró una de aquellas diminutas motos para su hijo. Luego vendrían las competiciones de scooters, el campeonato de Catalunya y las motos de G.P.

El último capítulo de esta historia se escribió en Le Mans y promete ser el inicio de una larga historia. Al padre de Toni no le importa en absoluto que su hijo haya roto la tradición familiar y recuerda que él, a su vez, dejó de seguir el camino marcado por su progenitor en las competiciones de asfalto porque tenía muy claro que ´dolía' más el asfalto que la tierra.

Etiquetas:
125cc, 2001, Grand Prix Polini de France, RAC

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›