Compra de entradas
Compra de VideoPass

Randy Mamola comenta la actuación del nuevo Campeón del Mundo de 500cc en la mejor carrera del año

Randy Mamola comenta la actuación del nuevo Campeón del Mundo de 500cc en la mejor carrera del año

Qué fantástica manera para Valentino Rossi de alcanzar el título, en una carrera que probaba que el MotoGP es el mayor espectáculo entre los campeonatos de motor!. Todo lo que es Valentino y todo lo que significa este Campeonato estuvo en la carrera de Phillip Island.

Valentino será el último Campeón del Mundo de 500 cc y no podría haber otro mejor para el nuevo Campeonato MotoGP. Ha demostrado muchas veces que está deseoso de dar pasos extra para promocionar este deporte. Es una persona única porque se divierte tanto si gana como si pierde las carreras. Al menos, transmite esa imagen, aunque a veces no esté contento. Valentino es único y como Campeón del Mundo le van a pedir que de más. Creo que será un líder y, honestamente, no puedo compararle con cualquier otro Campeón del Mundo.

El último piloto jóven que alcanzó el título de Campeón del Mundo de 500 cc fue Freddie Spencer, en 1983. Freddie era muy diferente de Valentino. Tenía un enorme talento, pero en un sentido totalmente opuesto. Valentino puede ser el nuevo Barry Sheene, especialmente en Gran Bretaña, porque puede ser reconocido fuera de nuestro deporte, que es exactamente lo que Barry era capaz de hacer. Valentino puede enseñar a otros pilotos la dirección a seguir.Me quito el sombrero ante él porque en la conferencia de prensa celebrada tras su victoria en Phillip Island, dijo que los periodistas le daban ganador del Campeonato cuando ganó las tres primeras carreras del año, y él se mostró en desacuerdo. Creo que respeta demasiado a Max Biaggi para asumir que el título estaba ganado sólo después de tres carreras. Max le ha presionado toda la temporada pero se cayó tres veces. Siempre es fácil decir, ´si eso no hubiera sucedido...´

La carrera entera se pareció a un Gran Premio de 125, habíamos visto algunas otras carreras como esa en los últimos dos años en 500 cc, pero no en una pista como la de Phillip Island, donde alcanzan velocidades de 300 kms. Lo que en la cilindrada menor es relativamente sencillo, porque las motos son más ligeras, en 500 es mucho más complicado, estás más condicionado por el peso, cuando has empezado a frenar y a coger la curva y debes tener mucha confianza en los otros pilotos.Valentino dijo que notaba que la carrera era peligrosa, especialmente rodeado por las Hondas, y que pensó que lo mejor era coger distancia. Pero no pudo escaparse, Max respondió al intento y pelearon hasta el final, sólo separados por trece milésimas cuando cruzaron la meta.

Valentino es simplemente el líder del mayor espectáculo del mundo, y aquí cuentan también también los ocho pilotos que entraron inmediatamente detrás de él, separados sólo por 2.8 segundos. Vimos en acción a algún piloto poco habitual en la pelea de los mejores. Noriyuki Haga hizo gritar a los comentaristas cuando colaba su Yamaha por sitios imposibles. Lo hizo a su estilo, sin intención de sacar a nadie de la pista. Olivier Jacque fue otro de los que lo hicieron bien en esa pelea. El francés ha recuperado su forma, tras las lesiones, y se parecía ya al piloto que el año pasado ganó el Campeonato del Mundo de 250 en ese mismo circuito.

Sete Gibernau se mostró decepcionado por acabar en la parte de atrás de ese grupo tras iniciar la carrera en la primera fila. Influyó que corriera con el depósito muy lleno, tras la experiencia de quedarse sin combustible en Motegi.Creo que la lucha entre los pilotos con las máquinas de fábrica de cuatro cilindros y las bicilíndricas, en la parte de atrás de la carrera, dejó mudos y asustados a todos, en el paddock. Creo que la palabra patético es la que define mejor lo visto. A menos que prefieras decir que Anthony West es un héroe.

Tuve varios pasajeros para llevar en la Yamaha biplaza, incluyendo a los ganadores del sorteo realizado entre los que habían comprado entradas anticipadas. Y disfruté con Sarah-Jane, la modelo más solicitada en Internet, rodando con ella...por la pista.

También pudimos hacer una comparación de velocidad con Malcom Campbell, que pilotó una moto de 250 cc de calle, y con Kevin Magee, con una Ducati de 748 cc. La 250 salió con 40 segundos de ventaja y la Ducati con 22. La llegada fue casi tan apretada como la de Valentino y Max.

Por último, Valentino nos ha dado tantos motivos de celebraciones, con sus victorias en Grandes Premios, que pensé que será bueno devoverle algo de parte de todos, y lo hice en forma de tarta, que acabó estrellada en su cara. Se lo tomó bien, al igual que la victoria en el Campeonato, con el genuino estilo Rossi.

Etiquetas:
500cc, 2001

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›