¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Tohru Ukawa, el japonés tenaz

Tohru Ukawa, el japonés tenaz

Tohru Ukawa, el japonés tenaz

Si había un hombre feliz tras la carrera de MotoGP del Africa´s Grand Prix ese era Tohru Ukawa. En el podio de Welkom, Rossi hacía de tripas corazón con un segundo puesto que le debió saber a poco y Capirossi se mostraba satisfecho tras demostrar que las 2 Tiempos ´están vivas´ en este Campeonato. Pero Tohru Ukawa estaba exhultante. Con alegría desbocada, bañó en cava a su jefe de mecánicos de siempre, Trevor Morris, y se alejó, por un día, de su imagen de piloto tan correcto como contenido. Acababa de ganar su primer Gran Premio desde que en 2001 pasó a competir en la categoría reina e inscribía su nombre entre los vencedores de un GP de la nueva era del MotoGP, rompiendo además la racha de 5 victorias consecutivas de su compañero de equipo y vigente Campeón Mundial, Valentino Rossi.

Este japonés de 28 años, nacido en Chiba, ganó el domingo con las mismas armas que ha empleado a lo largo de su trayectoria deportiva: La regularidad y la tenacidad. Los que le conocen, saben que en los tests es siempre de los que más vueltas da al final de la jornada, el que prueba disciplinadamente los diferentes neumáticos y busca casi obsesivamente los reglajes óptimos. Campeón japonés en 1991, 1993 y 1994, Ukawa llegó al Campeonato del Mundo de 250 cc de la mano de Honda, marca para la que ha corrido fielmente a lo largo de su carrera. Con regularidad, se clasificó entre los cinco primeros en 1998 y logró sus primeras dos victorias en 1999 cuando se proclamó Subcampeón del Mundo tras Valentino Rossi. 29 podios en cinco temporadas avalan la trayectoria de Ukawa.

El año pasado, en su primera temporada en 500cc, tuvo un bajón en su rendimiento. Su campaña estuvo marcada precisamente por las caídas y la irregularidad. Su único podio lo consiguió en Suráfrica, donde fue tercero, detrás de Rossi y Capirossi, los mismos pilotos que el domingo le escoltaron en los cajones. Pero ayer la tenacidad, y una ambición que muchas veces queda eclipsada por el brillo de su compañero de equipo, le condujeron al triunfo y a convertirse, por un día, en la estrella del equipo.

Etiquetas:
MotoGP, 2002, Africa's Grand Prix, Valentino Rossi

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›