¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Sigue la mala racha para Alex Barros en 2003

Sigue la mala racha para Alex Barros en 2003

Sigue la mala racha para Alex Barros en 2003

Al final del Campeonato de MotoGP de 2002, muchos aficionados se quedaron pensando qué habría pasado en esa campaña si Alex Barros hubiera tenido una Honda 4 Tiempos en las fases iniciales del curso. El brasileño había sumado dos victorias y cuatro podios en total tras recibir una de las nuevas máquinas de la fábrica japonesa. Se convirtió en el animador de la recta final del Campeonato, en el piloto que plantaba cara a Valentino Rossi, que hasta ese momento era el dominador incuestionado del Campeonato.

Con su paso a Yamaha, para hacerse cargo de una montura oficial en 2003, y tras una prometedora pretemporada que puso de manifiesto su adaptación a la nueva moto, Barros parecía en disposición de continuar la trayectoria exhibida en el final de temporada. Pero la suerte del piloto brasileño se torció muy rápidamente. En el Gran Premio inaugural de Suzuka sufrió una caída durante el warm up y se lesionó los ligamentos de la rodilla. Desde entonces ha estado batallando para cambiar su suerte y enderezar la actual campaña. Sin estar al 100% físicamente, consiguió subir al podio en Francia, tras una carrera disputada en mojado pero en el siguiente GP, en Mugello, sufrió una caída y no puntuó.

Su carrera de percances en los warm up continuó en Donington. Allí sufrió una escalofriante caída tras ser embestido por el piloto wild card Kagayama y se fracturó el quinto metacarpiano de la mano derecha, lo que le obligó a perderse su primer Gran Premio a causa de una lesión desde 1992.

Con la carrera de Sachsenring en ciernes, Barros se encontró de nuevo ante un desagradable problema que el director del equipo Gauloises Yamaha Poncharal, relataba en estos términos: `Alex pasó por el quirófano el martes, tras la fractura en el metacarpiano de la mano derecha, y se le colocó una placa para fijar los huesos. No hay problema en la soldadura, el gran problema es el grado de dolor que sufrirá sobre la moto. La idea es que lo pruebe el viernes y decida´.

Pese a su baja forma, Barros se sobrepuso a la dolorosa lesión y se clasificó en 11ª posición en la parrilla del Gran Premio alemán. Pero sus esfuerzos se convirtieron en inutiles al sufrir un problema de embrague que afectó a la caja de cabios de su Yamaha y que le acabó llevando a una nueva caída, esta vez afortunadamente sin lesiones serias.

`Quise utilizar el embrague al final de la recta pero no funcionó en absoluto; me fui recto y me estrellé. No me rompí nada, aunque mi hombro, aunque mi hombro está peor de lo que estaba, salí recto. No estoy muy seguro de lo que ha pasado. El equipo lo está averiguando. Por mi parte, estoy decepcionado porque hasta ese momento estaba recuperando una dos décimas de segundo al grupo que rodaba delante de mi y quizá habría podido acabar en 7ª u 8ª posición. Resulta muy frustrante haberme operado la mano y sufrir tanto en los entrenamientos para terminar en la gravilla. En cuanto pueda, consultaré con un especialista para ver cómo están los tendones y los músculos de mi hombro´.

El golpe del domingo se acusa también en la posición del brasileño en el Campeonato del Mundo. Con dos GP´s consecutivos sin puntuar ocupa ahora una novena plaza en la clasificación general, a 68 puntos del tercero, Max Biaggi. Su único y pequeño consuelo es la posibilidad de aprovechar el paréntesis de tres semanas de vacaciones para recuperar su forma e intentar protagonizar un final de temporada tan espectacular como el de 2002.

Etiquetas:
MotoGP, 2003, Alex Barros

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›