¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Ramón Forcada: La mano derecha de Barros

Ramón Forcada: La mano derecha de Barros

Ramón Forcada: La mano derecha de Barros

El hombre de confianza de Alex Barros en el año en que el piloto brasileño encara el reto de sustituir al Campeón del Mundo en el poderoso equipo Repsol Honda se llama Ramón Forcada. Este manresano de 46 años, uno de los técnicos más conocidos y respetados del paddock mundialista, asegura afrontar sin una presión particular la campaña 2004, a priori la más reñida e incierta de los últimos años. Su especialidad es resolver problemas e infundir confianza a `su´ piloto, y lo lleva haciendo desde hace década y media, cuando se inició como mecánico jefe al aldo de pilotos como `Aspar´, Alex Crivillé o Carlos Checa (en la categoría de 250cc), con Carlos Giró (en 125cc) o con el mismo Checa, Alberto Puig, John Kocinski, Juan B. Borja, Alex Barros o Tohru Ukawa en su etapa en la estructura Honda Pons. Ahora se reencuentra con Barros, con el que ya trabajó de 2000 a 2002, con el objetivo de conseguir que la corona mundial se quede en manos de Honda.

`Este será el cuarto año con Barros y eso es una ventaja. Necesitas entenderte con el piloto pero a veces las palabras son lo de menos. Simplemente no hacen falta; con el tiempo sabes con un simple gesto lo que pasa y lo que el piloto quiere decirte´ explica Forcada sobre el reencuentro con el brasileño. `Alex venía de una lesión y por tanto la puesta a punto de la moto durante la pretemporada ha tenido que ajustarse en la medida de lo posible a su condición física. Pero creemos que, si no en Suráfrica, en la siguiente Gran Premio, en Jerez, estará al 100% de su capacidad´.

El técnico recuerda especialmente la recta final de la campaña 2002, cuando Barros dispuso por primera vez de una Honda 4 Tiempos y sumó cuatro podios consecutivos – dos de ellos como ganador- en las últimas cuatro carreras: `Esas cuatro carreras fueron insuperables y lo que queremos es alcanzar el mismo nivel´, indica Forcada. `¿El objetivo? Creo que como el todos, nuestra meta es el título. Habrá que trabajar mucho porque el nivel es altísimo y no se pueden hacer pronósticos. Este es un mundo donde al que hace un décimo puesto le dicen que es malo, pero a lo mejor sólo se ha quedado a unas décimas del primero...´ reflexiona.

Curtido en mil batallas, Ramón Forcada sostiene que este año no sentirá una presión especial por estar al cargo de la moto que se impuso en el curso 2003: `Realmente eso repercute muy poco, siempre intentas hacer lo mejor, en cualquier circunstancia. Al contrario, es con un piloto de segunda fila o en un equipo con menos recursos cuando has de trabajar el doble. La presión es algo que te creas tu mismo, no depende del piloto para el que trabajas. A menudo intentas conseguir cosas que él ni siquiera te ha pedido, como un reto personal que te marcas tú mismo´.

Trabajar con máquinas de 4Tiempos, después una década con las 2 Tiempos, ha supuesto necesariamente algunos cambios en el método de trabajo, pero Forcada considera que su cometido no ha cambiado esencialmente: ` ¿La diferencia? Quizás la más grande es que la 2Tiempos te permitía más ajustes y la 4 Tiempos viene ya con una configuración más avanzada de fábrica. Los motores de 4 Tiempos son revisados cada determinado número de kilómetros, como los motores de Fórmula 1. Ese número depende de la versión, puede ser cada 500 kms. o cada 2.000 kms, es algo que varía muchísimo. Depende de muchos factores; en nuestro caso al ser un equipo de fábrica las piezas tienen una duración más corta´.

Vinculado a un equipo satélite de Honda durante casi diez años, el técnico catalán es todo un experto en sacar el máximo partido a una moto no oficial. Pero desde el año pasado, cuando dirigió el trabajo de Tohru Ukawa, un piloto de fábrica encargado de evolucionar la RC211V, Forcada ha asumido un nuevo papel: `La diferencia fundamental es que aparte de preparar una moto para competir, hay también el trabajo de probar nuevas piezas y componentes. En general eso es una ventaja porque lo que te traen normalmente ha sido ya experimentado en las motos de los probadores de fábrica. En Honda cuando te traen una pieza es casi seguro que funcionará´, explica.

`Como técnico, en un equipo de fábrica tienes más información, quizás también más riesgo, porque muchas veces el material es nuevo, pero la política de Honda no pasa por hacer experimentos durante los fines de semana de Grandes Premios y si te traen algo nuevo, hay muchas probabilidades de que vaya bien. En un equipo satélite, el material que te da la fábrica ya está probado y juegas con otros elementos. Con la puesta a punto, con la carburación, con pequeños truquitos que te puedan dar una ventaja, como el simple limado de una pieza. De todas formas, todo eso también ha cambiado con las 4 Tiempos y los ajustes que antes hacías de forma manual ahora se hacen con la electrónica, y el abanico de elementos con los que juegas es mucho más amplio. Pero el trabajo sigue siendo básicamente el mismo: Optimizar la moto para que el piloto se sienta lo más cómodo posible sobre ella´.

`Lo que no varía es que has de adaptarte a tu piloto, trabajar para solucionar los aspectos que a él le preocupan, los que le impiden rodar con comodidad. Quizá tu creas que se puede mejorar la frenada pero si a él eso no le preocupa, hay que centrarse en lo que de verdad le impide ir al máximo. A veces ves rodar a un piloto y notas que tiene un problema de chattering (vibración) y piensas que pegará unos gritos cuando llegue a su box, y en cambio se baja contento porque ha hecho un buen crono y ese problema ni lo ha notado´.

`A Ukawa quizá le ha faltado un punto de agresividad, es demasiada buena persona para ser piloto, si se entiende lo que quiero decir´, explica cuando se le pregunta por su última etapa ocupándose de la evolución de las motos de la factoría japonesa. `Es un piloto con una gran mentalidad de hombre de fábrica, muy acostumbrado a probar cosas nuevas y a rodar lo que haga falta en una pista. Es una mentalidad especial. Alex también tiene asumido este nuevo papel en Honda y sabe que le tocará probar los cambios que se hagan en el motor, los nuevos componentes, etc.´.

A una semana del inicio de la temporada, Forcada asegura estar con ganas de empezar por enésima vez una larga campaña que finalizará a finales de octubre: `Si te gusta el trabajo, no es una carga. Ni siquiera pienso en la posibilidad de hacer otra cosa. Es cierto que cuando termina la temporada acabas saturado de viajes y de motos pero después, cuando has descansado un poco, empiezas a echarlo de menos y te das cuenta de que ya estás deseando que empiece de nuevo´.

Etiquetas:
MotoGP, 2004, Alex Barros

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›