¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Una vuelta al circuito Bugatti con Sete Gibernau

Una vuelta al circuito  Bugatti con Sete Gibernau

Una vuelta al circuito Bugatti con Sete Gibernau

`Realmente, hasta el año pasado tenía muchos problemas en el circuito de Le Mans y nunca había conseguido buenos resultados. Tenía reparos en ir a ese circuito, ya que no tenía un buen `feeling´ ni un buen ritmo. El año pasado, por primera vez y desde el principio, me sentí muy bien. Hay que decir también que fue un muy buen año para mi y que me sentía muy a gusto sobre la moto. Finalmente gané la carrera, aunque es cierto que fue bajo la lluvia. Pero al día siguiente volvía rodar en el circuito, con la pista seca, y también fue muy bien. Me siento reconciliado con Le Mans, es un buen circuito para mi.

Es un trazado muy particular, bastante difícil, especialmente con esa curva tan rápida de derecha al final de la recta, seguida de una chicane, que requiere un cambio brusco de velocidad. Es un punto realmente muy impresionante y exige mucho valor y sangre fría. Por lo que respecta a la superficie, es muy positivo que la hayan reasfaltado. El año pasado algunas partes estaban rehechas y otras no, y había por tanto grandes cambios de adherencia. ¡Había que acordarse en todo momento del tipo de revestimiento en el que estabas rodando...y no es algo tan sencillo!.

Creo que el nuevo asfaltado simplificará la puesta a punto de las máquinas. En Le Mans es realmente necesario tener un buen `feeling´ con el tren delantero de la moto, no sólo por la grandes frenadas que siguen a las curvas rápidas, si no también porque la parte delantera determina la vivacidad de la máquina en los cambios de dirección en las chicanes. En pocas palabras, un buen reglaje en el tren delantero es realmente determinante.

La recta principal está precedida de una curva muy cerrada, que encaras prácticamente a cero, y hay grandes aceleraciones. Con nuestras máquinas actuales, es absolutamente vital dosificar la aceleración, no puedes abrir gas muy deprisa, de lo contrario la moto se levanta. Sólo hacia la mitad de la recta puedes abrir realmente gas a fondo. Tras la recta encontramos un viraje muy rápido, la curva Dunlop. Es un punto muy importante, muy difícil, en el que se puede perder mucho tiempo en una vuelta cronometrada. En una curva muy cerrada se pueden perder 2 km/h, y eso no tendrá grandes consecuencias, pero en una curva rápida como ésa, 10 km/h pueden hacer una gran diferencia.

A continuación hay una chicane muy cerrada que pone a prueba los neumáticos. Se pasa de sexta a segunda velocidad. El tren delantero de la moto debe ser muy estable ya que es el que guía al trasero. Después, hay una gran pendiente en descenso, que ha sido amplificada por la modificación de la curva de la Chapelle. Allí, la moto tiene tendencia a levantarse, pero cuando estás haciendo un `wheelie´ la rueda delantera no te puede guiar...¡y a veces no puedes hacer que retome el contacto!

Es necesario por lo tanto evitar al máximo los caballitos y para ello, de nuevo, hay que ser muy suave al dar gas. A la entrada de la curva de la Chapelle, tenemos una frenada importante. La Chapelle es muy cerrada en la entrada pero se abre en la salida. Es una curva larga donde una vez más hay que dosificar la aceleración. En mitad de carrera se derrapa bastante allí ya que los neumáticos han sido sometidos a una dura prueba, al apoyar durante bastante tiempo en los ángulos. En un punto que gusta a los pilotos.

Viene enseguida la curva del Museo que realidad es en una doble curva. Es necesario soltar los frenos pronto para encarar rápidamente la segunda parte del viraje. Si frenas demasiado serás demasiado lento en esa segunda parte. A mi me gusta mucho ese punto ya que la moto derrapa bastante en la salida. Junto con la salida de la curva de la Chapelle, son los puntos más divertidos para las derrapadas. A continuación llega otra frenada grande al encarar la curva del Garage Vert, que es muy lenta comparada con las dos precedentes. Aquí se hace necesario sacrificar la entrada en la curva y por tanto frenar muy fuerte para volver a acelerar lo más pronto posible en la salida, ya que hay una larga recta seguidamente. Al final de esa recta hay aún otra gran frenada, con muchas referencias, para abordar la chicane del Chemin aux Boeufs.

Esta chicane es más rápida que las otras ya que está ligeramente peraltada. Se hace muy rápidamente, con un veloz cambio de dirección. Se llega entonces al último tercio del circuito, que me gusta mucho, ya que allí le gané la carrera el año pasado a Valentino Rossi. En ese tramo puedes ganar la carrera, aunque seas segundo. Me explico: A la entrada de las Eses azules pasé a Valentino por el interior, ya que en un buen punto para adelantar. Pero Valentino me volvió a pasar enseguida. Yo le volví a adelantar por el interior en la curva de izquierda y alargué mi trayectoria, sabiendo que él podía volver a pasar todavía. Así que retardé al máximo mi frenada en la curva del Raccordement. Como he dicho, esa curva, muy lenta, es muy importante, ya que precede a la recta y es necesario salir lo antes posible para poder acelerar. Yo sacrifiqué la velocidad en la curva lenta cerrando la puerta, perdiendo 2 o 3 km/h. Valentino hizo el paso de curva a mayor velocidad y, por tanto, derrapando más. Yo pude levantar antes mi moto, acelerar y ganar la carrera. Ahora sólo tengo un deseo: ¡Ganar otra vez en Le Mans!´.

Etiquetas:
MotoGP, 2004

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›