¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Burgess y `sus´ Cuervos de Adelaida

Burgess y `sus´ Cuervos de Adelaida

Burgess y `sus´ Cuervos de Adelaida

Cuando Jeremy Burgess no ejerce de jefe de equipo de Valentino Rossi, otro deporte copa toda su atención, el fútbol australiano. A lo largo de estas tres semanas de receso que se ha tomado la competición, Burgess se ha desplazado a su casa, en Australia, donde ha asistido a algún que otro partido de los Adelaide Crows (Cuervos de Adelaida), su equipo favorito de entre los que disputan la Liga de Fútbol Australiano.

De hecho, Burgess fue uno de los invitados especiales del almuerzo que realizaron los Cuervos antes de enfrentarse y derrotar a un equipo de Melbourne.

La `magia´ de Burgess pareció ser de gran ayuda para el equipo, pues consiguió una gran victoria en una temporada en la que los resultados no les estaban acompañando en absoluto. Dos días antes, Burgess mantuvo una charla sobre el Campeonato del Mundo de MotoGP con una de las estrellas del equipo, Rhett Biglands, en el estadio de los Cuervos.

Burgess ha ganado nueve títulos mundiales como jefe de equipo en la máxima categoría del motociclismo mundial. Se estrenó en la temporada 1987 con Wayne Gardner, y posteriormente llegaron los cinco seguidos entre 1994 y 1998 con Mick Doohan, y los tres últimos consecutivos liderando el equipo de Valentino Rossi.

A pesar de su espectacular trayectoria y de su gran carisma en el paddock de MotoGP, los logros de Burgess no son muy conocidos en su país, pero Rhett Biglands sí es consciente de los éxitos del técnico.

`Es fantástico escuchar lo que Jeremy ha conseguido en su carrera´, comenta Biglands. `Es increíble pensar que ha estado trabajando con pilotos como Rossi, Doohan y Gardner y ha conseguido triunfar con cada uno de ellos. Es un hombre que ha nacido en Adelaida y que ha triunfado, aunque no sea muy conocido en su país´.

Burgess es más famoso ahora, después de que una multitud de cámaras le grabaran junto a Biglands en el Adelaida Football Park, charlando entre otras muchas cosas sobre una Yamaha R1 aparcada en la puerta del estadio.

El jefe de equipo de Rossi dejó muda a la gente que se había desplazado hasta el estadio así como a los numerosos medios de comunicación, cuando comentó que a finales de los años 70 trabajó en el estadio, construyendo el sistema de drenaje, antes de dar el salto a Europa y centrarse de lleno en el mundo de las carreras de motos.

`Me acuerdo de que cuando animaba a los Cuervos de Adelaida sentía muchas cosas especiales. Los estuve apoyando a lo largo de muchos años´, dice Burgess. `Ganamos tres ligas consecutivas en la década de los 90. Esta temporada no ha sido buena del todo, pero tenemos buenos jugadores para el futuro. Trato de ir a los partidos siempre que puedo y cuando estoy en las carreras me informo leyendo las noticias que aparecen sobre el club´.

Sin embargo y como es normal, la prioridad para Burgess es la de dirigir a Valentino Rossi y guiarle hasta tratar de conseguir el que sería su primer título mundial con Yamaha. Faltan siete carreras para el final del Campeonato y la primera de ellas se correrá este próximo fin de semana en la República Checa.

`Tenemos una ligera ventaja´, comenta Burgess. `El título está difícil porque las próximas siete carreras se disputan en circuitos que no nos van a favorecer en absoluto. Pero con Rossi no hay nada imposible y esperamos poder ofrecerle una moto en condiciones para que lo pueda lograr´.

En caso de conseguirlo, este significaría el décimo título para Burgess, una hazaña que los Cuervos de Adelaida celebrarían presentándole con una camiseta del equipo con el dorsal número 10.

Etiquetas:
MotoGP, 2004

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›