¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 1ª Parte

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 1ª Parte

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 1ª Parte

El equipo Gauloises Fortuna Yamaha, Campeones del Mundo de MotoGP en el 2004, es una mezcla cosmopolita de personalidades. Ha experimentado muchos cambios desde que Valentino Rossi, múltiple Campeón del Mundo, entró a formar parte de él en el invierno pasado, entre ellos la propia configuración de la escudería.

En el mundo de los Grandes Premios es normal que un nuevo piloto traiga por lo menos a uno de sus mecánicos favoritos, ayudantes de equipo y asistentes personales al nuevo equipo. Para Rossi, con tantos éxitos cosechados desde que entró en la categoría reina en el 2000 tras haber sido campeón en los Campeonatos del Mundo de 125 y 250cc, las cosas eran un poco diferentes, y el equipo Yamaha fue reestructurado de arriba a abajo.

Yamaha, dándose cuenta que no tenía sentido despedazar un equipo ganador, fichó ni más ni menos que a cuatro hombres del box de Rossi de su antiguo equipo, Honda. A Rossi también le siguieron a Yamaha parte del personal clave, como el jefe del hospitality de dimensiones impresionantes, para que el ambiente en el que Rossi se mueva cuando no esté sobre la moto ni en el box sea agradable, casi familiar.

Jeremy Burgess (mundialmente conocido como ‘JB'), sin duda el jefe de equipo con más éxito de su generación, ha sido el jefe de Rossi desde que el Doctor entró en la cilindrada mayor en el 2000, y antes de eso, estuvo detrás de los éxitos en la categoría reina de Wayne Gardner y Mick Doohan. Mostrando su confianza en su protegido y en sus nuevos jefes en Yamaha, ‘JB' siguió a Rossi en su camino.

Inteligente y acerbo cuando es necesario, Burgess es un australiano de pura cepa, y tiene un equipo a su altura, la mayoría de los cuales son compatriotas de las antípodas. Los motivos de Burgess para cambiar de equipo eran totalmente humanos. `He venido porque quería el desafío,´ remarcaba. `Hasta cierto punto creía que si alguien tenía el potencial para tener éxito, al trabajar con Valentino le ayudaría maximizar ese potencial. Si Yamaha nos iba a escuchar a Valentino y a mí, seguiríamos adelante. Si no iban a escuchar entonces no tenía sentido contratar a Valentino Rossi. El señor Furusawa le escuchó y hemos terminado nuestra primera temporada juntos como Campeones del Mundo: ¡una nota de matrícula de honor!

Muchas de las personas en el box pasan gran parte de su vida en el otro lado del mundo de sus casas. Para ellos, el MotoGP es como un duro internado, con un temario interminable y exámenes finales cada dos fines de semana. Como Burgess explica, esa es parte de la razón por la que tienen éxito. `Tienes que pensar en ganar,´ dice Burgess, `no viajamos 20.000 kilómetros desde Australia sólo para cobrar la paga. No nos vamos a casa el lunes por la mañana después de la carrera. Estamos aquí todo el rato. Así que vamos a por todas.´

La `banda´ australiana que trabaja con Burgess tiene un estilo y enfoque único al trabajo de la competición. Su trabajo, como declara Burgess, no es competir: es ganar.

`No salimos a la pista cada fin de semana deseando ganar: esperamos ganar. Si acabamos segundos, terceros o cuartos tenemos que saber por qué ha sido así. No me importa terminar segundos o terceros si conocemos la razón por la que ha sido. Si terminamos segundos y no tenemos problemas, entonces estamos metidos en un lío. Si somos segundos y tenemos problemas, con el tiempo podremos solucionar estos problemas.´

Etiquetas:
MotoGP, 2005

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›