¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 2ª Parte

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 2ª Parte

Los hombres detrás del éxito de Yamaha. 2ª Parte

El núcleo del equipo de Rossi era nuevo en el 2004. El enlace con el equipo Yamaha del 2003 era el mecánico neozelandés Brent Stephens, quien había trabajado con Carlos Checa. Los mecánicos compañeros de Stephens, el belga Bernard Ansiau, y el australiano Alex Briggs además del ayudante de mecánico Gary Coleman (también australiano), llevan con Burgess mucho tiempo, los tres se fueron de Honda para seguirle a él y a Valentino. El segundo miembro existente del equipo Yamaha en la nueva escudería es el italiano Matteo Flamigni, ingeniero de telemetría, quien trabajó con Marco Melandri en el 2003 (En la primera foto, detrás de la moto, de izquierda a derecha: Gary Coleman / Alex Briggs / Jeremy Burgess / Matteo Flamigni. Delante de la moto de izquierda a derecha: Brent Stephens / Bernard Ansiau).

Como explica Briggs, el hecho de trabajar con gente nueva y con una máquina nueva es un reto agradable. Como no podría ser de otra forma, la competencia dentro de la propia casa está a la orden del día. `Los chicos que ya estaban en el equipo Yamaha son muy buena gente. Trabajamos con ellos, nos ayudamos los unos a los otros a montar el box, comemos con ellos y viajamos juntos. Pero hay una diferencia entre competir y hacer todas esas cosas. Cuando se trata de competir, sea con el chaval del box de al lado o con otra empresa, nos da absolutamente igual: sólo les intentamos ganar.´

El equipo de Rossi ha aprendido mucho este año y ha enseñado mucho dando ejemplo, pero el aspecto más gratificante para ellos lo resalta una vez más Briggs: `Lo mejor ha sido demostrarles que tenemos la capacidad de hacer lo que siempre hemos hablado. Antes, en el equipo anterior, era sólo una pequeña mejora de año en año. Al llegar aquí no sabíamos qué nos encontraríamos, y al ver cómo ha salido todo me hace sentir bien. Es genial ver a la gente motivada y con ganas de continuar. No hay ningún aspecto negativo en venir aquí.´

Aparte del Director de Equipo Davide Brivio y Flamigni, el `hombre enlace´ Brent Stephens es el vínculo común con el equipo del 2003. Tras haber trabajado con Carlos Checa durante cinco años, cambió de bando en el 2004, con lo cual, tiene una perspectiva inigualable.

El neozelandés residente en Australia reconoce que la nueva mezcla de personal es un factor positivo para todos. `Querían a alguien que estuviera familiarizado con la moto, que tuviera experiencia con motores y yo también quería un cambio. Había trabajado con Carlos durante cinco años, pero un cambio siempre va bien. ¡Antes habían muchos más italianos en el equipo, pero ahora han sido sobrepasados en número por los australianos!´ decía Brent. `También hay algunos españoles y belgas. Es muy sano tener todas estas culturas diferentes trabajando juntas. Los italianos en el equipo no querían que vinieran más italianos al equipo porque ellos mismos reconocen que tienen bastante carácter y es necesario tener algo de equilibrio. Los `aussies´ más calmados lo equilibran. La situación global funciona muy bien.´

Aunque los chicos de Burgess estén intensamente centrados en ganar, afrontan la presión inherente en su campo de manera relajada, un factor de su enfoque que rompe el estrés antes de que empiece. `Nos reímos un montón en las carreras,´ sonríe Brent, `¡a veces creo que no está bien divertirse tanto en el trabajo! Pero nos reímos a carcajadas. Hay tanta seriedad que tienes que inyectar una dosis de humor. La gente espera que haya mucha más presión al trabajar con Valentino. Aunque te gustaría decir que no la hay, realmente la hay: hay mucho en juego y tienes mucha responsabilidad, pero está bien.´

En comparación con la nueva homogeneidad virtual antípoda en el lado de Rossi del box, el equipo que trabajó con Checa en el 2004 estaba formado por españoles, italianos, ingleses y el omnipresente grupito cerrado de japoneses de la fábrica. Su jefe de equipo en el 2004 era el multilingüe Antonio Jiménez, quien desde entonces, al igual que Checa, ha cambiado de aires. Durante la temporada decía, `nos comunicamos en inglés, así que no importa de dónde seamos. También puedo hablarle a los mecánicos en español o italiano, y en francés a la gente de Michelin. Pero nuestra lengua unificadora es el inglés.´

Al igual que todas las personas con espíritu de competición, Jiménez reconocía que esta unión no se extiende por todo el box cuando empieza la carrera. `No hay ninguna pared en medio del box, pero cuando todos están haciendo su trabajo se están concentrando en eso, así que no nos preocupamos de lo que pasa en el otro lado. Todo el mundo está haciendo su trabajo de la mejor manera posible. Obviamente, después de los entrenamientos libres o clasificatorios, está bien mirar lo que están haciendo los demás, y ellos miran lo que estás haciendo tú. Este año, sobre todo, con Valentino en el otro lado, hemos aprendido muchas cosas.´

Así que aunque Valentino no estuviera bajo su ala, su mera presencia marcaba la diferencia. `Creo que la diferencia ha sido que la presencia de Valentino ha motivado mucho a los otros pilotos de Yamaha. También ha mejorado sus actuaciones, ´ añadía Antonio.

Etiquetas:
MotoGP, 2005

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›