Compra de entradas
Compra de VideoPass

Una vuelta `on board´ al trepidante circuito de Laguna Seca

Una vuelta `on board´ al trepidante circuito de Laguna Seca

Una vuelta `on board´ al trepidante circuito de Laguna Seca

Todo está preparado para que en pocas horas arranque el GP Red Bull de los Estados Unidos. El circuito de Laguna Seca albergará una prueba de la categoría reina del Campeonato del Mundo por primera vez desde 1994.

El legendario trazado californiano está considerado uno de los más técnicos y exigentes del calendario de MotoGP. Un escenario envidiable que ofrecerá un fantástico espectáculo a las más de 150.000 personas que se darán cita en Laguna Seca a lo largo del fin de semana. También a todos los espectadores que van a poder seguir la carrera, que será retransmitida por casi 50 televisiones de todo el mundo. Y cómo no, para aquellos internautas que quieran disfrutar de este Gran Premio en nuestra web, que pone a tu alcance una experiencia única.

Motogp.com te brinda la oportunidad de acercarte un poco más a Laguna Seca con un excepcional video on board del año 1993, situándote sobre la Cagiva de John Kocinsky. Un aperitivo para el gran plato fuerte que se pone en marcha el próximo viernes.

El circuito de Laguna Seca se inauguró en 1957 en una pequeña planicie a unos 250 metros sobre el nivel del mar, situada a 12 kilómetros al este de Monterey, en el estado norteamericano de California. Aunque el trazado ha sufrido varias modificaciones a lo largo de los años, recientemente se reforzaron las áreas de seguridad y escapatorias que cumplen las restrictivas normas en esta materia impuestas por la Federación Internacional de Motociclismo. Actualmente, la pista americana ofrece las condiciones necesarias para la disputa de una prueba de MotoGP.

Si hay algo que distingue al circuito de Laguna Seca del resto de trazados es su curva Corkscrew, que se afronta a una bajísima velocidad que ronda los 60km/h. Con una longitud total de 3610 metros, Laguna Seca presenta más variaciones y cambios en su elevación que cualquier otro circuito del Mundial de MotoGP, y tiene su punto culminante alrededor de una corta chicane, que abre una secuencia de giros y un pronunciado cambio de altitudes. Los pilotos suben por un rápido sector del circuito que conduce a un giro ciego de izquierdas y derechas y que sigue bajando hasta encontrar con la temible Corkscrew. Lo más parecido a una montaña rusa.

El trazado de Laguna Seca incluye una zona de velocidad punta, donde situaríamos la recta principal. Cuenta con una serie de curvas lentas y de radio muy largo y una última curva de izquierdas de 90 grados que obliga a un frenada muy brusca.

La clave para la puesta a punto radica en el equilibrio: en la geometría del chasis, en las suspensiones y en el reparto de potencia. El objetivo debe ser garantizar la mayor confianza al piloto. Con una moto de 240 CV de potencia se tiende a rodar muy rápido en este trazado con cierta facilidad, así que la estabilidad gana peso sobre la agilidad, a pesar de los giros y curvas pronunciadas de Laguna Seca, como la Corkscrew. Un equilibrio lineal, aún a costa de la reducción de potencia, asegurará un mejor balance para ganar consistencia y acumular vueltas rápidas.

En cuanto a los neumáticos, Laguna Seca plantea muchos quebraderos de cabeza, a pesar de los datos y estimaciones que se puedan disponer. El hecho de no contar con una experiencia previa de MotoGP en este trazado, junto con la combinación del tipo de superficie, la temperatura y la potencia de las máquinas, hacen muy difícil predecir cómo puede influirse positivamente para obtener resultados en la carrera.

El esfuerzo de ingenieros, mecánicos y técnicos de neumáticos jugarán un papel primordial en este Gran Premio. Además, la habilidad del pilotos para compensar el equilibrio neutral de la moto, aprovechando el peso de su cuerpo para maximizar la tracción, será otra de las claves del éxito.

La bajada antes de la curva `Corkscrew´ resulta muy espectacular, con dos rápidas curvas que se negocian a 135km/h, y que llevan finalmente a la lenta chicane. Sin duda, éste resulta un buen punto para el adelantamiento.

Por las condiciones del trazado, es muy probable que los equipos reduzcan el cambio a cinco velocidades. Las puntas de velocidad en Laguna Seca difícilmente superarán los 280 km/h, dada la corta longitud de la recta principal, así que la sexta velocidad se considera redundante.

Junto a este reglaje en las velocidades, también se hará necesario proponer suspensiones relativamente duras que soporten las bruscas frenadas que exigen algunas de las curvas. Esta combinación complicará la tarea de los equipos, ya que en varias zonas del circuito se hará casi inevitable el derrapaje. El control electrónico de tracción jugará aquí un importante papel para alcanzar el máximo rendimiento de la moto.

Etiquetas:
MotoGP, 2005, RED BULL U.S. GRAND PRIX

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›