¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Una vuelta `on board´ al circuito de Donington Park

Una vuelta `on board´ al circuito de Donington Park

Una vuelta `on board´ al circuito de Donington Park

Donington fue un circuito que nació con la reputación de convertirse en todo un reto para las máquinas y los pilotos Esta condición no hizo sino aumentar tras las modificaciones que se realizaron en 1987 y que abrieron las puertas del circuito británico al calendario de MotoGP. Esta moderna ampliación aumentó la complejidad de la pista, que podría dividirse en dos partes muy diferenciadas. La primera, que se prolonga desde la línea de salida hasta la curva de derechas Coppice, es una secuencia fluida de giros de velocidad media y alta que van por la curva Craner hacia Old Hairpin y alcanzar Coppice. El contraste llega en la segunda zona, con curvas de estilo stop and go que van desde las `eses´ Fogarty a la curva Goddard.

Esta composición única del trazado hace muy difícil el ajuste del chasis de la moto, y la vuelta rápida sólo se conseguirá con una puesta a punto muy precisa y global. El nuevo asfalto, instalado la temporada pasada, ha resuelto algunos problemas de grip que se había detectado hasta ahora, y que algunos señalaban como causante los restos de queroseno que dejan los aviones que utilizan el aeropuerto de East Midlands, muy próximo al circuito.

El principal objetivo que se persigue es el de encontrar un chasis que ofrezca un buen equilibrio tanto durante la aceleración como en las frenadas bruscas, para aumentar los niveles de agarre de la pista. Si se falla por exceso, se perderá estabilidad en la segunda parte de la vuelta donde son muy necesarios los frenos. Si el error es por defecto, la moto tendrá problemas para manejarse por la rápida secuencia de curvas. Aunque, sin duda alguna, la primera mitad del circuito es la más determinante, siendo la parte del trazado en la que los pilotos van a luchar por rebajar sus tiempos.

Una horquilla delantera bien calibrada y unas suspensiones duras son puntos a favor a la hora de utilizar los frenos al abordar la chicane y las dos últimas curvas, muy cerradas, mientras que el resto de las curvas rápidas y medias requieren flexibilidad en la suspensión delantera y un alto grado de estabilidad en medio de los virajes, así como una fuerte tracción trasera para salir de las curvas lo más rápido posible.

La potencia no es un factor tan importante en Donington como en otros circuitos, pero una buena respuesta del motor y unos reglajes adecuados son muy importantes para salir airoso de las numerosas curvas del circuito, como la parte de la bajada a Old Hairpin.

La disposición de la pista es de las que provoca amor u odio entre los pilotos. Los frecuentes contraperaltes de Donington son, por lo general, factores determinantes a lo largo de la carrera. Este hecho obliga al piloto a ejercer una gran presión sobre el neumático delantero. Llegando a la bajada de Craner, se toma una curva de derechas, una de izquierdas y de nuevo otra de derechas, un paso muy exigente para los pilotos.

El espectador que se encuentra en el circuito de Donington vive una experiencia dramática en el sentido teatral de la expresión, pues las colinas que envuelven el circuito y donde está ubicado el público forman un círculo elevado a modo de anfiteatro.

Etiquetas:
MotoGP, 2005, betandwin.com BRITISH GRAND PRIX

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›