¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Gibernau comenta a fondo su trayectoria

Gibernau  comenta a fondo  su trayectoria

Gibernau comenta a fondo su trayectoria

Sete Gibernau ha alcanzado esta temporada la histórica cifra de 150 Grandes Premios en su carrera deportiva. Toda una vida vinculada al mundo del motor de las dos ruedas. El piloto español repasa lo que ha sido su trayectoria deportiva, su momento actual y también sus inquietudes dentro y fuera de las pistas.

P: Ahora que se encuentra en el mejor momento de su carrera, dice que no quiere pensar en el futuro, sino disfrutar del presente porque es demasiado rico como para perdérselo. Pero, ¿Cuándo mira atrás qué ve?

R:Veo que toda mi vida he vivido siempre el momento y puedo dar gracias a Dios por haber podido vivir siempre muy intensamente, sin cambiar nada pensando en el futuro. Tengo recuerdos muy puntuales y siempre he disfrutado lo que he tenido. No quisiera que nadie me dijera que voy a ser campeón del mundo porque me perdería muchas cosas en el camino. Si tengo que serlo, lo seré pero no quisiera que nadie me quitara la sorpresa y la ilusión de ese momento.

P: En cualquier deporte de elite es necesaria mucha disciplina y en el motociclismo, concretamente, la implicación de mucha gente. ¿En este proceso de formación a lo largo de los años, qué es lo que más le ha costado: conseguir el respeto de la gente, coordinar a un grupo de personas muy diferentes a su alrededor…? R: Lo más complicado es conseguir que todo este puzzle tan grande acabe de encajar. En todos estos años he pasado por muchos momentos: ha habido veces en las que yo no he estado a la altura. En 1997 entré en el equipo oficial de Yamaha con sólo un año de experiencia en el Mundial y no era el momento, no estaba preparado para afrontar esa responsabilidad… Pero he crecido mucho y el estar tranquilo me ha ayudado para intentar dar siempre lo mejor de mí mismo. Lo más difícil es estar en el sitio adecuado en el momento justo y coordinarlo todo.

P: ¿De qué consta su preparación física?

R: No es una obsesión para mí, aunque siempre me ha gustado hacer deporte y estar preparado. Poco a poco vas creando una base, tu ritmo de trabajo, lo que te funciona. Cada persona es diferente. Ahora mismo mi entrenamiento combina bicicleta, footing y algo de pesas, aunque no demasiadas porque yo soy ya grande a nivel muscular y necesito más trabajar la resistencia aeróbica que la fuerza.

P: Entonces se puede decir que no sufre entrenando…

R: Sí sufro, pero al aire libre, con una bicicleta. Es otra cosa. Para mí es peor estar 8 horas encerrado en una oficina. Al final, lo piensas y eres un privilegiado.

P: ¿Y la preparación mental cómo se trabaja?

R: Cuando deje de correr es una de las facetas que me gustaría trasladar a un papel. Explicar mi experiencia, mi estrategia, cómo trabajo mi concentración, cómo se pueden superar los momentos difíciles, qué hay que hacer para no pasarse de euforia cuando todo te sale bien… Yo hago bastante autoterapia, analizo. Me gustaría transmitirlo a otra gente cuando deje de correr. Es importante no perder de vista el mundo real.

P: ¿Esta forma de pensar se la ha inculcado alguien o es una persona que se autoanaliza constantemente?

R: Yo soy muy autocrítico conmigo mismo, nunca he querido evitar responsabilidades porque creo que es un error. Si tú eres crítico contigo mismo, lo puedes ser con la gente que trabaja contigo. Me gusta saber que soy el primero que tiene el control de todo este proyecto.

P: ¿Uno llega a acostumbrarse a perder el anonimato?

R: Se convive con ello de la mejor manera posible. Siempre he pensado que no hay dinero en el mundo para pagar la felicidad, aunque ayuda, es cierto. Sete era feliz antes de estar en el Mundial y lo es ahora. Si coges la actitud de pensar que ahora no puedes hacer ciertas cosas, creo que también distorsionas la realidad y no disfrutas de lo que tienes. Te reconforta el cariño de la gente porque es un reconocimiento a tu trabajo.

P: ¿Cómo se aprende a vivir siempre con tanta presión?

R: No debes esconderte de una realidad. Este es un deporte de riesgo, hay mucha gente pendiente de ti, muchísimos intereses, etc. Pero no aceptarlo es el primer error. Sé que cada año hay más presión, pero a la vez intento que sea un plus a mi trabajo, que me ayude a sacar lo mejor de mí mismo y no al contrario. La presión supone muchas cosas positivas: significa que lo estás haciendo bien, que aspiras a ser campeón del mundo, que la gente espera mucho de ti, que vendrá con pancartas por ti… Si lo piensas de este modo, llegas a la conclusión que la presión es positiva.

P: Los pilotos transmiten a la gente una imagen de glamour y sofisticación que no sé hasta qué punto se magnifica. ¿Hay un Sete diferente dentro y fuera de los circuitos?

R: Siempre debes guardarte algo para crear ese encanto en la gente. Tener tu privacidad. Es bonito que la gente siempre quiera saber un poco más de tu vida, de tu carrera, de tu estilo de vida, etc.

P: Cuando se tiene todo en la vida, quizás lo que más se aprecian son los detalles insignificantes. ¿Qué es lo que más echa de menos en su día a día?

R: Nada, de verdad. Estoy encantado con mi situación actual porque he pasado por muchas etapas en mi vida: años en que no te conoce nadie, otros en que han empezado a reconocerme y el momento actual. No me quejo de nada.

P: El motociclismo es un deporte tremendamente individualista. ¿Esto marca el carácter de una persona?

R: Pienso que mi propio carácter me ha llevado aquí y no al revés. Creo que todos los pilotos tenemos un carácter especial, un canon bastante similar. Somos personas individualistas por naturaleza, pero también es bueno tener gente a tu alrededor que te haga percibir en todo momento la realidad.

P: ¿Es una persona maniática?

R: No. Hubo un tiempo en que me di cuenta que tenía demasiadas tonterías. Ponerme siempre el guante derecho y la bota derecha para no caerme y después te das cuenta de que alguna vez no lo has hecho y no ha pasado nada. No soy maniático ni aquí ni fuera de aquí.

P: ¿Le gusta planificar las cosas o vivir improvisando?

R: Improvisación total.

P: Le gusta la caída libre, se gana la vida a 300 kms./h… El día que no pueda quemar adrenalina, ¿qué hará?

R: Aceptaré mi momento. Sé que no tengo 20 años; me gustaría, pero la mejor manera de vivir a tope los 30 es reconocer que ya no tienes 20 años. Cuando deje de correr me dará mucha pena y será un momento durísimo, pero no me da miedo, ya haré algo. Estoy convencido de que no tendré problemas para llenar mi vida con otras cosas.

P: Cuando se retire. ¿Cómo le gustaría que le recordara la gente? R: Sobre todo me gustaría que entendieran que he luchado porque han estado siempre allí y han dado sentido al esfuerzo que he hecho. Yo aprecio el interés de la gente y me gustaría que lo supieran, que he puesto el corazón en esto porque soy un apasionado de la moto, como ellos.

Etiquetas:
MotoGP, 2005

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›