¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Una vuelta On board al rápido circuito de Brno

Una vuelta On board al rápido circuito de Brno

Una vuelta On board al rápido circuito de Brno

El circuito de Brno se ha convertido en uno de los escenarios habituales por los que pasa la caravana del Mundial de MotoGP en los últimos años. Albergó por primera vez una carrera de la máxima categoría del motociclismo mundial en 1987, y sólo en el año 92 estuvo ausente del calendario. Este trazado ejemplifica la evolución de los antiguos trazados urbanos a las actuales instalaciones permanentes que albergan las citas mundialistas.

En 1930 se inauguraba un trazado de 30 kilómetros de longitud que se prolongaba por los alrededores de la ciudad, entre bosques y campos de maíz. Unas 100.000 personas se congregaban para disfrutar del GP de Masaryk.

En 1984, se construye un nuevo y moderno trazado, a 16 kilómetros de Brno y a 200 del sureste de Praga. Tres años más tarde, volvería a celebrarse el GP de Checoslovaquia, sobre un trazado modificado de 5,4 kilómetros.

El peculiar dibujo de esta pista situada entre boscosas colinas, con un desnivel total de 73 metros, exige el máximo de los ingenieros. Aunque cuenta con varias dobles curvas, Brno es uno de los trazados más rápidos del Campeonato del Mundo de MotoGP, con una media de velocidad que supera los 163 Km/h.

La considerable anchura de este circuito, con 15 metros, supone una enorme satisfacción para los pilotos, que disponen de margen para realizar su propia trazada y entrar en las curvas de forma más abierta de lo normal.

El equilibrio de los giros, con 8 curvas de derechas y 6 de izquierdas, provocará una degradación de los neumáticos bastante equilibrado en ambos perfiles. Pero con el alto número de dobles curvas, la geometría del chasis resultará fundamental. Brno demanda una moto que resulte ligera y ágil en su paso por estos comprometidos pasos del recorrido. Será importante que el centro de gravedad de la moto sea algo más bajo de lo habitual para facilitar los cambios rápidos de dirección

Cinco de las ocho doble curvas que posee el circuito son prácticamente chicanes rápidas, por lo que los pilotos se ayudan de los pianos para levantar la moto enérgica y rápidamente. En cuanto a la suspensión delantera, se debe prestar especial atención a la décima curva que está situada inmediatamente después de una bajada que presenta una inclinación del 5%, y que es el punto en donde la parte delantera de las motos se mueve más. Esta curva es la más lenta del trazado checo.

Las curvas, además, son muy largas y se abre gas cuando la moto aún está bastante inclinada, por esta razón es importante que el uso de la potencia se haga de forma progresiva en los primeros instantes donde se busca la aceleración.

Esta entrega de potencia lineal no debe restar potencia al motor, ya que se va a hacer uso de ella en las rectas, alguna cuesta arriba que va a demandar toda la fuerza bruta de las máquinas.

En circunstancias normales, los pilotos sólo usan cinco de las seis marchas que poseen las motos, pues la primera únicamente se utiliza cuando los semáforos se apagan.

El motor llega al máximo de sus revoluciones en diversas partes del circuito y hay que prestar especial atención a la primera y la última curva del trazado, que se negocian en segunda velocidad.

Etiquetas:
MotoGP, 2005, GAULOISES GRAND PRIX ČESKÉ REPUBLIKY

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›