¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Una vuelta on-board por el circuito de Cheste

Una vuelta on-board por el circuito de Cheste

Una vuelta on-board por el circuito de Cheste

El circuito Ricardo Tormo pondrá este fin de semana el cierre a la temporada 2005. Un escenario complicado y muy exigente para los pilotos. Entre los rasgos generales de este revirado trazado destacan su longitud de 4.005 metros, con una pista relativamente estrecha, 12 metros, y un total de 13 curvas, mayoritariamente a la izquierda. Nueve giran hacia ese lado, mientras que tan sólo cinco se toman a la derecha. La recta principal, de poco menos de 900 metros, supone la zona sin duda más rápida del circuito y al final de la recta se alcanzarán los 300km/h, único momento en el que se rozará esa punta de velocidad.

Cheste cuenta con interminables secciones formadas por curvas lentas que se conectan mediante rectas de corto recorrido. La penúltima curva del circuito y la rápida entrada en la primera curva difieren por completo de la naturaleza del trazado formado por las numerosas curvas lentas que se encuentran enlazadas entre sí.

Más cómodo para las pequeñas cilindradas, el circuito de Valencia representa un reto importante para todos los pilotos de MotoGP, quienes deben estar preparados para realizar un ejercicio intenso de concentración y preparación física. La pista valenciana puede traicionar a un piloto excesivamente confiado, sobre todo en condiciones de lluvia y frío como podría suceder a comienzos de noviembre.

La sinuosidad del circuito de Valencia exige un perfecto entendimiento entre las suspensiones y el peso de transferencia, que ayudará directamente a la obtención de agarre delantero y trasero, y que sea lo suficientemente firme para los amortiguadores y la compresión, evitando de ese modo que la moto oscile en las subidas y bajadas de potencia.

La maniobrabilidad de la moto se deberá conseguir explotando la estabilidad y la agilidad de la misma, alcanzando una óptima respuesta en el paso por curva. El circuito requiere periodos cortos pero intensos de agarre en el tren delantero durante la vuelta, sin olvidar las fuertes frenadas de las entradas en curva.

Sin embargo, la moto debe ser lo suficientemente firme para no perder velocidad en curva en el penúltimo viraje rápido, que transcurre en pendiente, y para que la rueda trasera no pierda la trayectoria en frenadas fuertes cuando se rueda a 300km/h.

Una respuesta instantánea y lineal a la hora de dar gas es una de las claves para poder salir cuanto antes de las curvas lentas del circuito valenciano. La gran cantidad de entradas en curva de bajada existentes en el circuito hace que la mayoría de las caídas sean provocadas por la falta de agarre delantero de la moto.

Etiquetas:
MotoGP, 2005, G. P. betandwin.com DE LA COMUNITAT VALENCIANA

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›