¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

El resurgimiento de Ducati

El resurgimiento de Ducati

El resurgimiento de Ducati

La segunda mitad de la temporada 2005 significó un importante punto de inflexión, un gran espaldarazo al proyecto de la factoría italiana Ducati en el Campeonato del Mundo de MotoGP. Su tercer año en la categoría reina se ha convertido en el más exitoso desde que hiciera su desembarco en el Mundial de GP en 2003, con dos victorias y un total de seis podios. Loris Capirossi y Carlos Checa se erigieron en grandes protagonistas, especialmente en el periplo del Campeonato por los escenarios asiáticos.

Su campaña de debut resultó toda una sorpresa. Ducati Corse se alzaba con su primer triunfo en un Gran Premio, tras la victoria de Loris Capirossi en el Circuit de Catalunya. El italiano, junto el experimentado piloto de Superbikes, Troy Bayliss, consiguieron subir al cajón en ocho ocasiones.

Después de un esperanzador e ilusionante desembarco en el Campeonato del Mundo, 2004 supuso un freno importante a las expectativas de Ducati. Los resultados no fueron los esperados y el balance del año para los dos pilotos se saldó únicamente con dos podios, el de Capirossi en Australia y el de Bayliss en Valencia.

El comienzo de la temporada 2005 parecía seguir la discreta línea del año anterior, aunque el trabajo conjunto entre Ducati y su proveedor de neumáticos, Bridgestone, fue progresivamente avanzando. Las actuaciones de Capirossi en Italia y la República Checa, así como los flirteos de Carlos Checa con el podio en varios Grandes Premios, confirmaban una evolución que eclosionó en Japón. De la mano del piloto italiano, Ducati volvía en Motegi a saborear el placer de estar en lo más alto del podio.

Una semana más tarde, en Malasia, la satisfacción por el trabajo bien hecho se desbordaba con el segundo triunfo consecutivo de Capirossi y una tercera plaza de Checa. El español iba a corroborar el estado de gracia de Ducati con otro podio en Australia, precisamente el escenario donde Capirossi, uno de los grandes animadores de la categoría reina en ese tramo final del Mundial, sufriría una seria lesión de hemotórax que iba a frenar su excelente momento y cortaría de raíz su candidatura al subcampeonato.

A pesar de ese contratiempos, los últimos resultados dan razones suficientes como para pensar en el renacimiento de Ducati en el Mundial de MotoGP. Con Capirossi como gran abanderado y con la llegada de un ilusionado y extremadamente motivado Sete Gibernau, la escuadra italiana confía en haber tomado el impulso necesario para convertirse en un actor de primera línea en el Mundial 2006.

Etiquetas:
MotoGP, 2005

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›