¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Un complicado proceso de recuperación

Un complicado proceso de recuperación

El piloto del Repsol Honda arrastra el problema con su brazo izquierdo desde la caída sufrida la temporada pasada en la pista de Motegi.

"Nunca es agradable tener que meterse en quirófano, pero llevábamos mucho tiempo buscando respuesta a los efectos de esta lesión y estoy tranquilo, porque finalmente sabemos lo que pasa” ha valorado Dani Pedrosa sobre el problema físico que le persigue desde hace seis meses.

La lesión del piloto de Honda se remonta al pasado octubre, cuando sufrió una doble fractura en la clavícula izquierda en la caída ocurrida durante los entrenamientos del Gran Premio de Japón. Ese percance le obligó a pasar por el quirófano y le apartó de la competición por tres carreras (Japón, Malasia y Australia). Pedrosa intentó reaparecer en Phillip Island, apenas dos semanas después de la lesión, pero tuvo que desistir después de dos sesiones de entrenamientos al constatar que no se había recuperado suficientemente.

Sí participó en la carrera de Portugal disputada el 31 de octubre y durante ese fin de semana ya acusó una pérdida de sensibilidad en la mano que percibió nuevamente tanto en el último Gran Premio del año, en Valencia – donde pese a todo logró un séptimo puesto que lo dio el subcampeonato- como en el posterior Test post temporada celebrado en el mismo circuito.

Completado el curso 2010, a mediados de noviembre Pedrosa se sometió a una batería de pruebas médicas en la Clínica Dexeus de Barcelona tras las cuales se descartó una nueva intervención quirúrgica. Los médicos decretaron un periodo de cuatro semanas de reposo absoluto para permitirle una completa recuperación y, de hecho, el piloto no inició una preparación física gradual hasta principios de enero, tras recibir la luz verde de sus médicos.

Todo parecía bien encarrilado en los ensayos de la pretemporada, especialmente a partir del segundo Test de Sepang, a finales de febrero, pero la alarma saltó de nuevo en el primer Gran Premio de 2011, en Catar, tras un frustrante tramo final de la carrera en el que Pedrosa acusó una pérdida de fuerza y sensibilidad en el brazo que apenas le permitió aguantar el manillar. En la rueda de prensa posterior, el barcelonés reveló que había sido una de las carreras más duras de su vida.

Etiquetas:
MotoGP, 2011, GRAN PREMIO bwin DE ESPAÑA, Dani Pedrosa

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›