Compra de entradas
Compra de VideoPass

Terol: ‘Soy tozudo, siempre acabo logrando lo que me propongo’

Terol: ‘Soy tozudo, siempre acabo logrando lo que me propongo’

 El piloto alcoyano saborea estos días una victoria muy esperada, la primera desde que desembarcó en la categoría de Moto2™ en 2012. En esta entrevista habla de las sensaciones tras su triunfo en Texas, de su complicado 2012, de sus aspiraciones en esta campaña y de mucho más…

 El nombre de Nico Terol quedará marcado en la historia del GP de las Américas como primer vencedor de Moto2™. En EE.UU. logró su primera victoria en 125cc y también la primera en Moto2.Suma un total de cuatro en suelo norteamericano desde 2008 hasta hoy. El triunfo del domingo en la categoría intermedia del Mundial ha supuesto su regreso a la primera línea después del ostracismo de 2012, un regreso labrado a base de esfuerzo y constancia. En esta entrevista, el piloto de Alcoy habla de de sus dificultades para adaptarse a la categoría intermedia y de la manera en que ha conseguido limar las aristas necesarias para escalar de nuevo a los más alto.

¿Cuántas veces habías soñado con la victoria del pasado domingo?

Llevaba muchísimo tiempo soñando con una victoria en Moto2. El año pasado lo veía lejísimos. El podio de la última carrera de la temporada pasada nos dio mucha moral, gracias a eso la pretemporada nos fue genial y progresivamente fui intuyendo que podía llegar. No sabía cuándo, no quería hacerme ilusiones baldías, pero sabía que estaba cerca. Ahora toca disfrutarla.

¿Te la imaginabas así?

Sí, más o menos sí. Imaginaba una carrera en la que me divertía muchísimo y al final terminaba venciendo.

Dicen que la primera victoria nunca se olvida. Esta es la primera que consigues en Moto2. . .

Me ha encantado. La primera de Indianápolis del 2008, cuando competía en 125, fue extraordinaria y la recordaré siempre, pero esta de Moto2 me va a servir mucho en el futuro. Mantuve la calma al principio, y supe esperar mi momento para dominar e imponerme después, la estrategia salió a la perfección. Esta categoría es muy complicada, siempre está todo igualadísimo, así que una victoria en Moto2 tiene muchísimo mérito, ha sido especial para mí.

¿A qué te supo cuando cruzaste la meta?

A descanso. A que si uno se empeña, sí se puede conseguir lo que se quiere. El trabajo duro, sin tirar nunca la toalla, siempre tiene recompensa. Me sentí muy feliz al cruzar la meta.

¿Cuál es la victoria que resaltarías de las catorce que  has conseguido hasta el momento?

La primera vez que gané en Indianápolis, por supuesto. La del domingo pasado también la metería entre las primeras posiciones, significó mucho, fue un punto de inflexión entre el Nico de 125 y el actual de Moto2. Ganar en Mugello viniendo de la lesión del dedo, el año que gané el título de 125, también fue fabuloso, una auténtica muestra de coraje. Me ayudó a entender que el dolor te hace más fuerte. Y también guardo un buen recuerdo de la última victoria de mi etapa en 125, en Motorland. Aquel fin de semana nos salió todo bordado.

¿Has visto que estás segundo en la clasificación de Moto2 con 27 puntos, y a solo 4 de Redding?

Sí claro, aunque tampoco es algo que me llame mucho la atención. Me gusta verme ahí, pero esto no ha hecho más que empezar, nos quedan muchas horas de trabajo por delante. No podemos dejar de tener los pies en el suelo en ningún momento. (…). Ganar me ha enseñado que puedo estar arriba, así que vamos a pelear por ello.

¿Cuándo empezaste a pensar realmente que podías ganar la carrera del GP de las Américas?

Prácticamente desde que concluyó la primera sesión libre se me pasaba por la cabeza, pero no quería despistarme pensando en ello. Mi objetivo, sin importar la posición, era sentir que me había vaciado, que había puesto todo en la pista, tanto en los entrenamientos como en la carrera. (…). Al principio se vivió una carrera típica de Moto2, con mucho tráfico y tensión en cada ángulo. Respiré hondo y eso me permitió disfrutar de cada adelantamiento. Empezaron a invadirme los recuerdos. Fue magnífico estar de nuevo en puestos de cabeza, peleando por la victoria, en una categoría en la que me ha costado mucho llegar. Me fui motivando y terminé por creérmelo. Cuando alcancé a Redding tuve dos pensamientos, me quedó tras él, le estudio y veo qué pasa, o tiro ahora que tengo ritmo e intento escaparme. Noté que a Redding se le movía mucho la moto, parecía que algo no le iba bien, así que me decidí y. . . solo hasta la meta.

Después de esta victoria la próxima carrera es en Jerez. Siempre es un valor añadido correr en casa, ¿no?

Llegar a Jerez con una victoria a mis espaldas será fantástico. El circuito me encanta y correr con toda la afición allí presente mucho más, voy a disfrutar del fin de semana. Llegaré con un punto de chispa por el éxito de las Américas, así que a por todas, espero seguir peleando por los puestos de cabeza.

Nico Terol es el paradigma de que el esfuerzo siempre tiene su recompensa. . .

Sí. Sé que tengo mucho talento, pero he de ir limándolo poco a poco, nada me sale porque sí, tengo que trabajarlo mucho. Afortunadamente soy muy tozudo y, aunque me cueste, siempre acabo consiguiendo lo que me propongo. En mi caso, el trabajo siempre da sus frutos.

¿En qué medida la afinidad con el Mapfre Aspar Team te ha ayudado a regresar a lo más alto?

En 125 tenía un sistema y una experiencia que me permitían estar siempre delante, acostumbraba a rodar solo, y digamos que no me hacía falta buscar referencias, porque lo tenía todo bastante claro. No me costaba encontrar ritmo para las carreras. Después de siete años en 125 llegué a Moto2 donde todo era nuevo. Me costó mucho acoplarme a la moto y a la categoría, me daba la impresión de ir siempre a remolque. Lo más importante fue no sentir la presión externa. Yo soy un piloto que se presiona mucho a sí mismo, nunca descanso, siempre estoy pendiente de qué puedo mejorar o de si estoy haciendo algo mal. Notar que la gente está demasiado encima de mí puede provocar que me bloquee. Resumiendo, lo que realmente me ha ayudado a recuperar la confianza y volver a ganar ha sido la paciencia. Tanto mi gente como el equipo nunca han dejado de confiar en mí, me han espoleado lo justo para mantenerme inquieto, pero jamás me han presionado, y han sido muy pacientes. Todo eso ha hecho que progresivamente volviera a hacer lo que mejor sé, ir rápido en moto.

Entrevista cortesía de Mapfre Aspar Team (extracto).

Etiquetas:
Moto2, 2013, Nicolas Terol, Aspar Team Moto2

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›