¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Márquez y Rossi no pican el anzuelo

Márquez y Rossi no pican el anzuelo

Tras el incidente en Argentina, no ha sorprendido que la conferencia de prensa del jueves en Jerez girase en torno a ello.

Con diecinueve años de experiencia como reportero de Motorcycle News en MotoGP™, Matthew Birt conoce la competición a la perfección. Durante la temporada 2015 se une a motogp.com para traerte noticias exclusivas y su opinión desde el corazón del paddock.

Desde luego, no ha sido ninguna sorpresa que el lance de carrera vivido en el transcurso de la vibrante batalla de Termas de Río Hondo acaparase la atención durante la conferencia previa de este jueves en Jerez. Más concretamente, todavía hay que averiguar si el momento de contacto en el que Márquez perdió la segunda plaza y Rossi se dirigía en Sudamérica hacía su victoria número 110 tendrá un impacto igualmente proporcional en la cordial relación que ambos mantenían hasta ahora. 

En otras palabras, ¿ha encendido Argentina la mecha que hará explotar la rivalidad entre ambos, de la misma forma que en el pasado le ocurrió a Rossi con rivales como Biaggi, Gibernau y Stoner?

Ambos niegan que su relación haya cambiado y sólo el tiempo dirá si dicha relación puede sobrevivir a lo que parece será una apasionante lucha por la gloria del Campeonato del Mundo en 2015.

Tal como confirmaba Rossi hoy mismo, el centro de la batalla está ahora más en la pista que en las estrategias psicológicas fuera de ella.

A todos los observadores les va a encantar ser testigos de un duro combate sin concesiones en la pista, pero al mismo tiempo existe un gran respeto entre ambos fuera de ella y no es probable que se lleguen a escuchar comentarios despectivos, al menos en público.

Al mismo tiempo, cuando llega el momento de enfrentarse a un rival, Rossi conoce bien ese arte, sabe cómo funciona y se ha llevado el premio en varias ocasiones.

Su rivalidad con Biaggi fue bastante más allá de los límites de la pista. Se trataba más bien de un choque entre personalidades y culturas. De todos los rivales irreconciliables de Rossi, ninguno le llegó probablemente tanto al corazón como lo hizo el romano.

La chispa que incendió la rivalidad entre Rossi y Biaggi y ocupó todos los titulares entonces llegó en Suzuka durante la temporada 2001. Después de negociar la rapidísima entrada en la recta de meta, Biaggi empujó con el codo a Rossi fuera de la pista a 250 km/h.

Aquel momento dejó otra imagen inolvidable, cuando Rossi saludó a Biaggi con el dedo medio después de rebasarle en la primera curva de la vuelta siguiente.

¿Quién puede olvidar el momento posterior en Cataluña durante aquella misma temporada, cuando la rivalidad entre Rossi y Biaggi llegó a las manos antes de subir al podio?

De todos los grandes enemigos de Rossi, Gibernau resultó uno de los más inesperados. Ambos solían compartir buenos momentos después de las carreras, pero todo se torció amargamente en Qatar durante la temporada 2004.

Rossi se clasificó en la parte sucia de la parrilla por la arena en Doha y para asegurarse una buena salida el personal de su equipo se dedicó a hacer burnouts con un scooter para dejar la goma adherida sobre su posición en parrilla.

El equipo Gresini Honda de Gibernau protestó entonces y Rossi fue relegado al fondo de la parrilla para sufrir más tarde una caída en carrera. Para mayor ofensa, Gibernau ganó la carrera.

Incluso hoy mismo en Jerez, Rossi remarcaba que en aquel momento sintió Gibernau “había jugado sucio”.

Rossi y Gibernau se han terminado reconciliando. Después de dejar de ser rivales en la pista y no alimentar así el fuego, enterraron el hacha de guerra y hoy en día mantienen una buena relación.

La relación entre Rossi y Stoner nunca se ha recuperado después del episodio de Laguna Seca en 2008. Tras el dominio del australiano durante los entrenamientos libres y cronometrados, muchos habrían apostado su vida a que Stoner vencería a Rossi. Sin embargo, el italiano consiguió ponerse delante, comenzó a condicionar su ritmo repetidamente y realizó una audaz maniobra en el Sacacorchos que Márquez emularía sobre él mismo cinco años después. Más tarde Stoner terminaría sufriendo una caída, pero se quejó de que el pilotaje de Rossi había excedido los límites de la competición y a partir de entonces perdió gran parte de su respeto por el italiano.   

La animosidad entre ambos nunca se desvanecería y cuando Rossi arrastró a Stoner en su caída en Jerez durante la temporada 2011, el intento de pedir disculpas por parte del italiano en el garaje de Repsol Honda dio paso a la irónica respuesta del australiano: “¿Ha superado tu ambición a tu talento?”.

En general, la rivalidad entre Márquez y Rossi se ha mantenido de forma cordial.

Márquez ha estado incluso en el rancho de entrenamiento de VR46 en Tavullia y ambos han hablado en repetidas ocasiones del respeto que se profesan mutuamente. Eso tampoco parece haber cambiado inmediatamente después del incidente en Argentina.

Quizá esto podría dejar de ser así con un intercambio de pintura de carenados en la última curva de Jerez durante la carrera del domingo.

Ambos se ha reído hablando de posibles tácticas y estrategias ante un posible encuentro final de ese tipo durante la conferencia de prensa de este jueves.

Los dos han salido ganando en sus respectivos encuentros anteriores en ese punto del trazado de Jerez. Mejor preguntad a Gibernau y Lorenzo.

De lo que podemos estar seguros es de que si Márquez y Rossi se encuentran en la curva 13 cuando se decida la carrera del domingo, ninguno de los dos va a ceder ni un milímetro.

 

Etiquetas:
MotoGP, 2015, GRAN PREMIO bwin DE ESPAÑA, Marc Marquez, Valentino Rossi, Movistar Yamaha MotoGP, Repsol Honda Team

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›