¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Gibernau: “Aquellas «cuatro tiempos» eran muy divertidas"

Gibernau: “Aquellas «cuatro tiempos» eran muy divertidas'

El doble ganador del GP de Francia habla con motogp.com sobre Le Mans y del placer de pilotar los primeros prototipos de MotoGP™.

Puede que hoy en día ganar el Campeonato del Mundo de MotoGP™ se haya convertido en algo familiar para los pilotos españoles. Jorge Lorenzo y Marc Márquez han conseguido dos títulos cada uno en los últimos cinco años.

Sin embargo, hubo un momento, hace ya más de una década, en que la idea de conseguir un piloto español el título de MotoGP parecía tan inalcanzable como lo había sido durante décadas en 500cc antes de que Álex Crivillé por fin lo consiguiera en 1999.

Sin embargo, no lo parecía para Sete Gibernau, que concluyó su trayectoria habiendo sido subcampeón del mundo de MotoGP en 2003 y 2004, en ambas ocasiones con Valentino Rossi logrando el título con Honda y Yamaha.

En total, venció en nueve GGPP de 500cc y MotoGP, sumando 30 podios, 13 pole position y ocho vueltas rápidas en carrera. Y entre sus victorias más recordadas hay dos en el GP de Francia de 2003 y 2004, precisamente en Le Mans, donde Márquez, Rossi y Lorenzo se disputarán la victoria este domingo.

Aunque dejó atrás hace más de cinco años la competición, el ex piloto barcelonés ha hablado recientemente con motogp.com sobre sus recuerdos de la pista francesa: “Mis sensaciones en Le Mans no eran particularmente buenas, no era uno de mis circuitos preferidos”, comienza Gibernau. “Sin embargo, cuando gané en 2003, supongo que a veces ocurre, comencé a verlo de otra forma y terminé asociándolo más a eso. Aquello me dejó muy buen sabor de boca y en 2004 volví a hacerlo bien y a conseguir la victoria”.

“Desde luego, fue un orgullo luchar por el título durante aquellos años contra grandes pilotos, especialmente con Valentino. Ahora miro hacia atrás y lo veo como algo muy lejano, pero es algo que nunca volveré a sentir, fueron sensaciones muy fuertes y lo recuerdo con mucho cariño”.

“Después de las 500cc, las primeras 1.000 sin control de tracción eran muy distintas por la entrada en curva por el freno motor. Para los que habíamos estado corriendo en 500 nos costaba más adaptarnos, pero al mismo tiempo la respuesta del motor resultaba mucho más dulce y tenía más potencia. Aquellas “cuatro tiempos” eran muy divertidas”.

“Después la electrónica comenzó a tener más influencia y a día de hoy, aunque en mi opinión siguen ganando los mejores, las diferencias entre categorías no implican un gran proceso de adaptación, ya que creo que la categoría máxima tiene que ser única y distinta a las demás. Creo que antes con las 500 o las primeras 990 sí ocurría, eran categorías a las que costaba mucho llegar y ser competitivo. Ahora la adaptación es mucho más rápida, no se hace necesario ese proceso”, concluía.

Etiquetas:
MotoGP, 2015, MONSTER ENERGY GRAND PRIX DE FRANCE, Sete Gibernau

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›