Compra de entradas
Compra de VideoPass

Cuando seguir se pone duro…

Cuando seguir se pone duro…

Que nadie se llame a engaño. Le Mans fue duro para Márquez, pero puedes estar seguro de que Honda no va a dejar de luchar.

Con diecinueve años de experiencia informando sobre el Campeonato del Mundo de MotoGP™ en Motorcycle News, Matthew Birt conoce bien los entresijos de la competición. En la temporada 2015 se une a motogp.com para traerte noticias exclusivas y su opinión desde el corazón del paddock.

La carrera en Le Mans del Gran Premio de Francia de MotoGP fue testigo de la mayor derrota de Marc Márquez desde que corre en la categoría máxima.

En sus 40 salidas de MotoGP nunca ha terminado tan lejos del ganador en una carrera en la que no sufriera una caída.

El resurgido Jorge Lorenzo terminaba a más de 20 segundos de Márquez, que sólo ha ganado una carrera este año y ha terminado tres veces fuera del podio. ¿Quién podía imaginarse una situación así cuando se apagaban las luces del semáforo en Qatar?

Cuando se compara su comienzo de temporada en 2015 con el irrepetible inicio del pasado año, todo lleva a pensar que Márquez y Honda están atravesando su primera crisis.

El pasado año después de cinco GGPP, Márquez se había mantenido imbatido tanto en entrenamientos como en carrera y había completado 82 vueltas liderando el grupo. Esta cifra ha bajado sensiblemente, ya que este año sólo ha rodado primero en 40 vueltas.

Hace 12 meses había conseguido 56 puntos menos y no ha estado tan atrás en una clasificación desde que disputase el título de Moto2 a Stefan Bradl en 2011.

Cuando Márquez llegó a Mugello hace un año, lideraba la clasificación con 40 puntos de ventaja sobre Rossi y con 80 puntos sobre Jorge Lorenzo. Ahora, cuando se dispone a marchar a Mugello, Rossi está 33 puntos por delante de Márquez, y Lorenzo 18.

La clasificación de Constructores también parecía impensable, con Honda en la tercera plaza por detrás de Ducati en Francia.

Pero sería de tontos descartarle en esta temprana fase de la temporada. Hace sólo dos carreras Lorenzo parecía completamente perdido.

La respuesta a la mayor falta de resultados del piloto de Yamaha desde su temporada de debut en 2008 ha consistido en dos magníficas victorias en Jerez y Le Mans.

Sin embargo, la goleada que recibió Márquez en Le Mans resultó completamente inesperada.

Se puede decir que la subida de la temperatura en el circuito de Le Mans "dejó fría" a Honda el día de la carrera. El trazado presentaba unas condiciones completamente distintas a las de los entrenamientos libres y cronometrados, pero Rossi se las arregló igualmente para dejar un nuevo récord de vuelta rápida y Lorenzo terminó la carrera 19 segundos antes que ninguna otra disputada hasta ahora en el legendario trazado de Bugatti en Le Mans.

Así, a la Yamaha no pareció afectarle tanto como a la Honda. De lo que no hay duda en este momento es de que en la guerra por la supremacía técnica en MotoGP, es Yamaha quien tiene la sartén por el mango.

La Honda siempre ha sido una gran moto de MotoGP, particularmente en la estabilidad de la frenada y la entrada en curva, algo que Márquez siempre ha sabido aprovechar con su agresivo estilo frenando tarde. Márquez ha hecho parecer a la Honda la montura a batir y eso es obvio desde el comienzo de su trayectoria con Repsol Honda. Dani Pedrosa no es ningún perezoso, pero en 2013 y 2014 Márquez ha vencido 15 carreras más que su compañero de equipo. 

Y cuando Cal Crutchlow y Scott Redding rodaron por primera vez con la RC213V, sus primeras impresiones giraron en torno a lo difícil y cansado que era dominar la moto.

La Honda es endiabladamente rápida durante una vuelta. No hay nadie mejor que Márquez explotando esa faceta y, de hecho, ya ha conseguido tres pole position esta temporada.

Sin embargo, en distancia de carrera, la Honda resulta una bestia física y mentalmente, algo que cuesta resistir rodando absolutamente al límite durante cerca de 45 minutos.  

La Yamaha es simplemente una moto más fácil de pilotar. El nuevo cambio seamless de funcionamiento completo que estrenaron en el segundo test de pretemporada en Sepang ha resultado un gran paso adelante, permitiendo a Rossi y Lorenzo frenar unos metros más tarde. Ahora la YZR-M1 es más estable en la entrada en curva. Y con pequeñas modificaciones en geometría y control de tracción ha dejado de ser una moto que devoraba los neumáticos. 

Esto solía ocurrir en las cinco últimas vueltas, particularmente la pasada temporada, cuando la Honda parecía ofrecer más agarre y permitía a Márquez rodar al límite en los momentos decisivos.

De lo que puedes estar seguro es de que Márquez y Honda no se van a quedar lamentándose. Probablemente haya dos o tres tipos de chasis distintos siendo probados en pista mientras lees este artículo.

Márquez no está luchando sólo contra Rossi y Lorenzo, sino también contra su propia moto.

En las últimas 12 carreras, en las que Rossi, Lorenzo y Márquez han conseguido cada uno cuatro victorias, Rossi ha superado a Márquez por 56 puntos.

Pero cuando seguir se pone duro, los duros siguen. Y no hay tipo más duro que Márquez.

Ve poniéndote cómodo para disfrutar del espectáculo.

Etiquetas:
MotoGP, 2015, MONSTER ENERGY GRAND PRIX DE FRANCE, RAC, Marc Marquez, Repsol Honda Team

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›