Compra de entradas
Compra de VideoPass

Didier de Radiguès: «¡Han sido 32 años!»

Didier de Radiguès: «¡Han sido 32 años!»

El último belga ganador en la categoría intermedia del Campeonato del Mundo habla de Simeon, su sucesor tras la victoria en Sachsenring.

Con cuatro victorias entre 1980 y 1991, Didier de Radiguès fue el último piloto belga que ganó una carrera del Campeonato del Mundo. El que hoy en día trabaja como comentarista de la televisión belga venció por última vez precisamente en su carrera local en Spa-Francorchamps en 1983 al manillar de una Chevallier 250.

De Radiguès también fue piloto de Aprilia en el «cuarto de litro», además de compañero de equipo en 500cc de leyendas como Eddie Lawson o Kenvin Schwant en la formaciones de fábrica de Yamaha y Suzuki. 

Su ocupación actual le ha permitido ser testigo directo de la brillante victoria de Xavier Simeon el pasado fin de semana en la categoría de Moto2™ en Alemania. Que hubieran pasado 32 años entre uno y otro triunfo hizo que la ocasión terminase teniendo un importante significado para ambos, resultando también una jornada memorable para el motociclismo belga.

Didier, el domingo fue un gran día para Simeon y para ti. No sólo por conseguir su primer triunfo, sino porque también se convirtió en el tercer belga que gana una carrera del Campeonato del Mundo junto a Julien Van Zeebroeck y tú mismo. ¿Qué opinas de su reciente evolución?

«Antes de nada, resultó un gran día para Xavier y también para mí. Es fantástico conseguir tu primera victoria; no hay nada como deshacerse de la presión del pasado cuando lo consigues. Fui el último belga en ganar un Gran Premio, ¡pero hace ya 32 años! He trabajado con Xavier e intentado ayudarle desde hace muchos años y llevaba esperando esta victoria mucho tiempo».

El domingo vimos a Simeon expresando su máximo talento. Ha tenido algunas temporadas difíciles, con bastante presión que quizá puede no palparse desde fuera…

«Todo comenzó bien esta temporada, con varias buenas actuaciones. Después, cierta mala suerte y algunos malentendidos volvieron a elevar la presión. Entonces decidimos que durante algunas carreras no buscaría ciegamente un gran resultado, sino que en lugar de ello se centraría en evitar riesgos y recuperar la confianza terminando entre los seis primeros tan a menudo como fuera posible. Es eso lo que ha estado haciendo y en Alemania, con esa fase ya superada, estuvimos de acuerdo en ir a por todas de nuevo para acabar con esa presión. Realmente, todo comenzó en la sesión cronometrada».  

«La carrera no resultó fácil, incluso saliendo entre los primeros. Tenía que mantener el contacto con Zarco y Morbidelli, que estaban siendo muy rápidos, para después centrarse en dar caza a Zarco y resistir su ataque final. Creo que en esos momentos se activó un interruptor en la mente de Xavier. A siete vueltas del final, descubrimos a Xavier en su óptimo nivel. Ya no era una cuestión de presión; era como ver a un artista expresando todo su talento. Habíamos visto a Xavier en muchas últimas vueltas y ésta no estaba siendo una victoria resultado de la oportunidad. Zarco se había escapado y había que alcanzarle. Su actitud cambió sobre la marcha, y quizá también lo haya hecho en su propia trayectoria como piloto».  

Simeon había demostrado con anterioridad ser rápido en Sachsenring, logrando la pole en 2013. ¿Esperabas que esa primera victoria llegara en este circuito?

«Habíamos hablado en el pasado de que podía llegar en Sachsenring. Ser rápido a este nivel es algo muy complicado y se consigue a través de muchos pequeños detalles, especialmente en Moto2. Comienza durante los entrenamientos libres y continúa en el clasificatorio, ambos muy importantes. Después está la carrera, la primera curva.., es la culminación de muchas cosas. Es cierto que Xavier siempre se ha encontrado cómodo en Sachsenring, pero no creo que sea cuestión de un único gran premio. Es un circuito que le gusta, le ha permitido dar un salto de nivel y seguro que le veremos más fuerte durante el resto de la temporada».

Sin duda, para el motociclismo belga éste habrá sido también un gran momento después de 32 años…

«La primera victoria la consiguió Julien van Zeebroek en 1976 en la categoría de 50cc y cuando un belga consigue un éxito de este nivel ocupa los titulares y las primeras páginas de la prensa. La prensa belga se está interesando mucho por ello esta semana. En 1982, cuando yo gané mi primer gran premio, recuerdo los titulares: “Seis años después de van Zeebroek” y ahora son del estilo ¡“32 después de de Radiguès”! En Bélgica hemos esperado mucho para volver a ganar un gran premio. Eso también demuestra lo duro que es conseguirlo. Yo tuve la oportunidad de conseguir cuatro victorias y, por tanto, ésa será la siguiente marca que tendrá que superar Xavier. Realmente, le deseo el mayor de los éxitos y espero que para él, para Bélgica y para mí sea el comienzo de una larga aventura».

Etiquetas:
Moto2, 2015, GoPro MOTORRAD GRAND PRIX DEUTSCHLAND, RAC, Xavier Simeon, Federal Oil Gresini Moto2

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›