¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Rossi y Lorenzo: Todo por decidir…

Rossi y Lorenzo: Todo por decidir…

Después de 11 carreras, Lorenzo y Rossi han sumado ocho victorias y otros diez podios para llegar al mismo punto en que estaban en Qatar…

Con diecinueve años de experiencia informando sobre el Campeonato del Mundo de MotoGP™ en Motorcycle News, Matthew Birt conoce bien los entresijos de la competición. En la temporada 2015 se une a motogp.com para traerte noticias exclusivas y su opinión desde el corazón del paddock.

Empatados a puntos Jorge Lorenzo y Valentino Rossi en lo alto de la clasificación del campeonato, ni el especialista más entendido sería capaz de saber quién de ellos terminará ganando el título en una temporada en que la suerte del campeón ha estado constantemente cambiando de manos entre ellos.

Después del brutal rendimiento exhibido por Lorenzo el pasado fin de semana en Brno, a partir de ahora se trata de una nueva competición a siete carreras para saber quién se llevará los mayores honores dentro del equipo Movistar Yamaha.

Brno no acabó siendo la épica batalla que todos esperábamos después de formarse la primera línea de parrilla con Lorenzo, Márquez y Rossi en los entrenamientos clasificatorios.

El duelo infernal a 22 vueltas que esperábamos se convirtió rápidamente en una procesión de pilotos con Lorenzo en cabeza y tomando venganza sobre Márquez por la derrota infringida hace sólo una semana en Indianápolis por el piloto de Repsol Honda.

Márquez aguantó el tipo en los primeros compases de la carrera antes de que Lorenzo hiciera saltar por los aires la emoción por la victoria, logrando así su quinto triunfo de la temporada con una magnífica muestra de su máximo rendimiento.

Tal como había hecho en sus cuatro anteriores victorias entre Jerez y Cataluña, ni siquiera vio un solo escape de las motos de sus rivales, mostrando así el español parte de su vasto arsenal de talento.

A una fulgurante salida, que ya se ha convertido en seña de identidad, le siguieron tres o cuatro vueltas completamente al límite. Después de ello mantuvo un ritmo extraordinariamente consistente que le permitió adquirir una ventaja inusualmente amplia sobre Márquez y Rossi.

Desde la segunda a la novena vuelta en Brno, la desviación de los tiempos de Lorenzo resultó de sólo 335 milésimas.

Y entre las vueltas 14 y 21, cuando ya no había dudas sobre el nombre del ganador, ese margen se mantuvo en 376.

También completaría dos vueltas más que Márquez en 1.56, pero más ilustrativo resulta que hiciera cinco vueltas más que Rossi por debajo de 1057.

Márquez y Rossi fueron buenos deportistas en el derrota. Ambos coincidían en que habían sido superados en toda regla por un piloto mucho más rápido, pero esta derrota resultó más dolorosa aún para Rossi que para Márquez. 

Y se pudo ver claramente.

Márquez remarcaba mucho su condición de contar para el título, con la única posibilidad de interponerse en el camino de ambos acabando entre los dos primeros; a no ser que la mala suerte o un error ajeno le ponga de nuevo en posición de sumarse a la lucha final.  

El lenguaje corporal de Rossi lo decía todo. Había celebrado sus diez anteriores podios con energía, pero en Brno sólo puso algunas sonrisas a las cámaras y parecía tan desanimado como no recordaba haberle visto desde hacía mucho.

No es sólo que ha perdido una ventaja de 13 puntos en una semana; lo que más preocupa a Vale y a la armada de fans amarillos es la forma en que Lorenzo ha vuelto a pista después de la pausa del verano.

A Lorenzo no se le pasó por alto la importancia de su victoria. Sus primeros gestos durante la vuelta de honor dejaban claro que era consciente de ello. A algunos pudo parecerles un gesto arrogante el subirse al muro de neumáticos sacando pecho, pero para mí fue una clara señal de lo que esa victoria significaba.

Para muchos observadores presentes en Brno, la carrera del domingo parecía el momento de la verdad en la carrera por el título, con la tendencia por éste irreversiblemente inclinada a favor de Lorenzo.

Por supuesto, la batalla todavía va a durar y sería una falta de respeto hacia Rossi asegurar que sus posibilidades en la lucha por el título se marchitan como una flor moribunda.

Lorenzo ha ganado dos carreras más que Rossi y ha liderado durante 142 vueltas más que su rival de 36 años.

Aún así están empatados a 211 puntos porque el italiano se las ha arreglado para estar en el podio de cada carrera.

Como es fácil imaginar, todavía quedan muchos golpes de gas en las siete últimas carreras, y la historia reciente sugiere que la batalla por el título se va a alargar hasta el final.

En las siete últimas carreras de 2014, Rossi y Lorenzo estuvieron separados por sólo cuatro puntos a favor del último. Ambos ganaron en dos ocasiones, abandonaron una vez y lograron cuatro podios cada uno. Mi consejo es que disfrutemos del espectáculo.

Estas siete carreras van a estar llenas de emoción.

Uno de los dos pilotos alcanzará la gloria del campeón. El otro pasará el invierno anhelando lo que podía haber sido.

Etiquetas:
MotoGP, 2015, bwin GRAND PRIX ČESKÉ REPUBLIKY, Jorge Lorenzo, Valentino Rossi, Movistar Yamaha MotoGP

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›