¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Sarron: «Rossi está delante, pero la lucha no ha terminado»

Sarron: «Rossi está delante, pero la lucha no ha terminado»

El ex campeón francés recuerda su título de 1984; sin olvidar a Johann Zarco, la lucha en MotoGP™ o a los mejores pilotos de 500cc.

Christian Sarron no sólo consiguió el Campeonato del Mundo de 250cc en 1984, sino que en los años siguientes resultó el único piloto europeo capaz de competir al nivel de la inolvidable generación de pilotos norteamericanos y australianos en 500cc. Ahora, más de 20 años después de su retirada, continúa ligado a la competición como comentarista en los GGPP de la cadena de televisión Eurosport.

El piloto, que también compartió la parrilla de 500cc en 1989 con su hermano Dominique, ha hablado recientemente con motogp.com sobre el título mundial que podría lograr Johann Zarco este fin de semana y de los años que marcaron su trayectoria como piloto en el Campeonato del Mundo; sin olvidar la lucha por el título de MotoGP™ en este momento entre Valentino Rossi y Jorge Lorenzo; o la experiencia de competir contra varios de los mejores pilotos de la historia.

Sarron es todavía uno de los pilotos más queridos y respetados por los entusiastas del Campeonato del Mundo por su enorme valentía y sencillo carácter; por su interés reproducimos íntegramente sus detalladas declaraciones.

En 1984 te convertiste en campeón del mundo de 250cc con Yamaha contra rivales como Lavado, Rainey, Mang o el español Sito Pons. ¿Cómo fue aquella temporada para ti, la emoción de la lucha por el título y la alegría de finalmente conseguirlo?

«En 1983 había sido subcampeón y al año siguiente volví a pilotar una Yamaha carreras cliente porque aquella temporada no había motos de fábrica. Las Kawasaki oficiales ya no competían y todavía quedaba un año para la llegada de Freddie Spencer con Honda. Durante la temporada mi moto funcionó bastante bien y tuve muy buenas batallas con Manfred Herweh, Sito Pons, Anton Mang, Carlos Lavado o Martin Wimmer; todos ellos siguen siendo grandes amigos míos hoy en día. También había muchos pilotos franceses en la época. El ambiente entre nosotros era fantástico y teníamos carreras con luchas muy cerradas por la victoria».

«Recuerdo que en Anderstop, Suecia, yo tenía la posibilidad de proclamarme campeón del mundo una carrera antes del final de la temporada en Misano. Tenía que terminar como mínimo octavo, pero hubo una gran lucha en carrera entre ocho o más pilotos por la victoria; así que no podía relajarme. En una batalla con tantos pilotos podía ocurrir cualquier cosa, así que resultó bastante estresante. Afortunadamente, terminé segundo en aquella carrera y conseguí finalmente el título. Menos mal, porque en la última carrera del año en Misano mi motor gripó».

«Unos años antes había perdido a muchos amigos; Olivier Chevallier, Patrick Pons y otros pilotos franceses que perdieron la vida en accidentes fatales. Tengo la sensación de haber sobrevivido milagrosamente, porque entonces se perdieron a muy buenos pilotos franceses».

«Lo primero que hice cuando gané el título en Suecia fue dedicárselo a Patrick. Cuando detuve la moto el primero en felicitarme fue mi gran amigo Barry Sheene y después vino Jean Claude Olivier, que era el jefe de Yamaha Francia y nos había ayudado mucho. En ese momento apareció una cámara e hice mi primera declaración; “Quiero dedicar mi título de campeón del mundo a Patrick Pons; al amigo que perdí Patrick Pons”. Quise rendirle homenaje así».

Después de ganar el título llegaste a 500cc e incluso ganaste en Alemania frente a Spencer en una inolvidable carrera bajo la lluvia. ¿Cómo era luchar por un lugar en el podio contra aquella generación de norteamericanos y australianos?

«En 1985 quise volver a 500cc porque tenía la oportunidad de tener una moto de fábrica apoyada por Yamaha Francia. Aunque no teníamos las últimas mejoras del equipo de fábrica, eran las mejores motos que se podían conseguir y también teníamos el apoyo de Michelin».

«Me siento muy afortunado y orgulloso de haber podido correr contra pilotos como Freddie Spencer, Eddie Lawson, Kevin Schwantz, Wayne Gardner y Wayne Rainey y muchos otros. Aquellos pilotos americanos lo ganaban todo. Para mí eran grandes pilotos. Aprendí mucho de todos e incluso tuve que cambiar completamente mi estilo de pilotaje. Yo no tenía un manager o un entrenador, así que tuve que darme cuenta yo solo».

«Conseguir la victoria en la tercera carrera del año y lograr la tercera posición final en el campeonato fue sin duda un gran éxito; sobre todo teniendo en cuenta que me subí por primera vez a la Yamaha YZR 500 en la primera carrera del año en Kyalami. Después de ganar el título en el 84 no pude rodar con la 500 hasta la primera carrera del año siguiente. Aun así, encaré la temporada con mentalidad positiva y las cosas empezaron bien…».

¿Cómo ha sido seguir la temporada de Johann Zarco y la oportunidad de que, después de ti y de Olivier Jacque hace ya 15 años, un piloto francés pueda ganar de nuevo el título en la categoría intermedia?

«Lo primero que debo decir es que ha sido un orgullo para mí como comentarista en televisión ser testigo de la gran temporada que está realizando Johann Zarco. Es un gran momento que debemos saborear no sólo los periodistas, sino también todo el público francés. Estoy muy impresionado por su efectividad. Mentalmente, tiene una gran determinación y técnicamente está muy compenetrado con su moto. No ha cometido ni un solo error».

«Hasta ahora ha realizado una temporada perfecta, así que espero que pueda ganar el título en Aragón; creo que tiene una gran oportunidad y es algo que estaré encantado de ver y comentar en televisión. Creo que Johann es un gran piloto y una gran persona; tener de nuevo un campeón del mundo francés es fantástico. Lo he estado esperando desde hace muchos años; desde Olivier Jacque en 2000».  

Como uno de los poco pilotos que luchaba por el podio de 500cc hasta tu retirada en 1990, ¿cómo ves ahora la lucha entre Rossi y Lorenzo por el título de MotoGP?

«Debo reconocer que los dos me han impresionado; porque después de todos estos años y los títulos que ha conseguido, Valentino todavía mantiene una enorme motivación. Puedes ver cómo se divierte sobre la moto y eso es genial. Ha sido capaz de cambiar su estilo de pilotaje y mejorado increíblemente durante las dos últimas temporadas; ha trabajado muy duro. Si consigue el campeonato es porque lo habrá merecido de verdad».

«Al mismo tiempo también estoy absolutamente impresionado por lo que ha hecho Jorge Lorenzo. Correr como lo hizo en las cuatro carreras consecutivas que ganó, y especialmente la de Mugello en territorio de Rossi, ha sido increíble. Estaba pilotando muy cerca de la perfección. Estoy tan impresionado con él y resulta tan efectivo en la pista, que si pierde el título será por los problemas que ha tenido con su casco desde el principio de temporada. No es justo que una batalla así se decida por los problemas de un casco. De todas formas, Rossi está por delante ahora, pero la temporada no ha terminado. Creo que veremos un gran final de temporada».    

Etiquetas:
Moto2, 2015, GRAN PREMIO MOVISTAR DE ARAGÓN, Johann Zarco, Christian Sarron

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›