¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

A veces, ser el piloto más rápido del mundo no es suficiente

A veces, ser el piloto más rápido del mundo no es suficiente

Si Valentino Rossi vence en Phillip Island por segundo año consecutivo, entonces estaré convencido de que ganará su décimo título mundial.

Con diecinueve años de experiencia informando en Motorcycle News sobre el Campeonato del Mundo de MotoGP™, el comentarista de MotoGP™ Matthew Birt conoce bien los entresijos de la competición. En la temporada 2015 se une a motogp.com para traerte noticias exclusivas y su opinión desde el corazón del paddock.

Sé que he dicho recientemente que no tiene mucho sentido hacer predicciones en una temporada de MotoGP™ francamente impredecible, pero una victoria para Rossi en Australia significaría llegar a Sepang con una ventaja de al menos 23 puntos sobre su compañero de equipo y rival por el título Jorge Lorenzo.

Creo que ésa sería una desventaja insalvable para Lorenzo con sólo dos carreras entonces por disputar.

Lorenzo no está matemáticamente obligado a ganar en Australia, pero no queda mucho para que llegue ese momento.

En mi opinión, Lorenzo simplemente no puede permitirse ser superado por Rossi en Phillip Island. Si Rossi acaba mejor que él sería una grave derrota en las aspiraciones del español por el título.

La presión sobre los dos pilotos de Yamaha está casi en su punto máximo y va a resultar fascinante ser testigos ahora que quién mantendrá el tipo hasta el final.

También constituye todo un misterio saber si la relación entre ambos puede sobrevivir en el ambiente de las tres últimas carreras; o si volverá la amarga rivalidad que mantuvieron en las temporadas 2009 y 2010.

Quizá Lorenzo haya despertado las hostilidades con sus comentarios tras la carrera de Japón, cuando aseguraba que su mayor enemigo esta temporada ha sido la mala suerte con la meteorología en las carreras de Silverstone, Misano y el Twin Ring de Motegi.

Personalmente, no creo que fueran palabras maliciosas hacia Rossi. El italiano, sin embargo, sintió que resultaba poco respetuoso sugerir que su ventaja en la clasificación es debida a la falta de fortuna de Lorenzo.

Ha sido la primera demostración de que la intensa batalla por el mayor de los trofeos en las competiciones de velocidad está elevando la tensión entre ambos.

Esa tensión sólo puede ir en aumento de aquí a final de temporada.

Un error de Rossi podría devolver sus posibilidades a Lorenzo. El terreno en el que se encuentra ahora Lorenzo, sin embargo, resulta bastante menos estable. Un solo error más convertiría casi con toda seguridad a Rossi en campeón del mundo. 

En este momento, mi favorito es Rossi por muy poca ventaja, simplemente porque a veces ser el piloto más rápido del planeta no es suficiente.

Lorenzo ha sido el piloto más rápido de la actual temporada de MotoGP. Pregunta a Rossi y eso es lo que te responderá. Haz lo mismo con Marc Márquez y su respuesta será la misma.

Pero las carreras no son sólo cuestión de velocidad y buen ritmo. También tienes que estar preparado para cualquier circunstancia que se cruce en tu camino. 

En las últimas carreras Rossi ha sido un viejo zorro que ha dado una lección a Lorenzo sobre cómo manejar situaciones inesperadas.

Después de los entrenamientos libres y clasificatorios de Silverstone, Misano y Motegi me habría apostado la vida a que Lorenzo sería el ganador de la carrera.

El español se había mostrado intratable en Silverstone y Misano, pero en Gran Bretaña apenas pudo arañar los 13 puntos de la cuarta posición y en San Marino acabó por los suelos después de haber demostrado una manifiesta superioridad a lo largo de viernes y sábado.

El pasado fin de semana en Japón, Lorenzo incluso parecía imparable rodando bajo la lluvia. Lo peor de todo es que el asfalto ¡terminó secándose!

La increíble carrera en Motegi demostró cómo las tornas en el duelo entre Rossi y Lorenzo pueden cambiar en cualquier momento.

En cuestión de sólo unos minutos Lorenzo pasó de dominar la carrera con más de tres segundos a terminar súbitamente derrotado por el resurgido Dani Pedrosa y Rossi.

Antes de que su Bridgestone delantero para lluvia se convirtiera en chicle sobre un trazado que se secaba por momentos, parecía que Lorenzo reduciría su desventaja con Rossi a sólo cinco puntos.

En lugar de llegar eso, Rossi llega ahora a Phillip Island con un margen de 18 después de gestionar de forma más eficiente la degradación de su neumático delantero.

Creo que resulta apropiado que este momento coincida con la carrera en Australia; un país conocido por una peligrosa fauna que incluye arañas, serpientes y cocodrilos. En las aguas de Phillip Island también habitan los grandes tiburones blancos.

Lorenzo se dio el gusto de interpretar el papel del tiburón en la celebración de su imponente victoria en Aragón.

Después de lo ocurrido en Motegi, necesita devolver el mordisco en Phillip Island.

Si no, será Rossi quien devore las posibilidades del español de ser campeón.

Etiquetas:
MotoGP, 2015, PRAMAC AUSTRALIAN MOTORCYCLE GRAND PRIX, Valentino Rossi, Movistar Yamaha MotoGP

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›