¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

P. Espargaró: «Éste tiene que ser un año definitivo»

P. Espargaró: «Éste tiene que ser un año definitivo»

El piloto de Monter Yamaha Tech 3 analiza el primer test oficial en Sepang, mientras se prepara para salir a pista de nuevo en Australia.

Después de ganar el título mundial de Moto2™ en 2013, Pol Espargaró (Granollers, 10 de junio de 1991) acomete este año su tercera temporada en el Campeonato del Mundo de MotoGP™. En su primer año consiguió terminar como el mejor piloto satélite de la categoría, aunque al siguiente su temporada no resultó tan lucida. Sin embargo, de nuevo junto al británico Bradley Smith como compañero de equipo,  en 2016 afronta una temporada que será decisiva en distintos sentidos y que estará condicionada por la entrada en escena de los neumáticos de Michelin y la electrónica unificada de Magneti Marelli. El menor de los hermanos Espargaró hablaba con motogp.com nada más llegar a Australia con motivo del segundo test oficial de la pretemporada.  

¿Cómo te encuentras tras el test de Sepang, a punto de comenzar el de Australia?

«Sin duda, aún no podemos decir si las cosas van bien o mal porque fue el primer test de la temporada y aún hay muchos cambios que hacer, muchas cosas que mejorar y aún estamos un poquito vírgenes en el aspecto de la electrónica y de neumáticos, especialmente nosotros que no pudimos rodar en pretemporada y nuestros medios no son los de un equipo de fábrica. Nos faltan horas de vuelo y tenemos que acumularlas para mejorar todo el tema de electrónica particularmente y conocer un poco más los neumáticos».

«Desde luego no ha sido el mejor test de la historia pero sabíamos que estos entrenamientos iban a ir así, más o menos. Sabíamos que las Ducati iban a ser rápidas porque ya tuvieron días en Jerez y otros entrenamientos durante la temporada al igual que Suzuki, o sea que nosotros estamos en desventaja en ese aspecto y más aun por tratarse de un equipo satélite. Los de fábrica se han adaptado rápido por contar con sus ingenieros electrónicos, pero nosotros estamos un poco más atrás. Únicamente, necesitamos más horas, pero es cierto que las sensaciones no fueron las mejores, ni en los tiempos ni en los resultados, pero hay que pacientes».

¿Qué apartados, tanto técnicos como de pilotaje, tienes que trabajar más para mejor tu ritmo?

«Creo que en mi pilotaje tengo poco más que avanzar. A lo que hay que adaptarse es la electrónica y los nuevos neumáticos; que todo funcione correctamente y a partir de ahí trabajar en el pilotaje y en cómo pilotar la Yamaha con estos neumáticos. Pero hasta que todo funcione correctamente no nos podemos adaptar a nada. Y aun así las cosas nos están yendo bien».

Según declaraba recientemente Hervè Poncharal, parece que esta temporada será definitiva tanto para tu compañero de equipo como para ti dentro del equipo Tech3. ¿Compartes ese punto de vista?

«Sí, por supuesto. Creo que va a ser así para todos, para Bradley y para mí, incluso para los mecánicos y para el equipo y los patrocinadores tiene que ser un año definitivo e importante porque todos dependemos de nuestros resultados. Todos vamos a depender de hacer un buen trabajo. Si se hace seguiremos y si no, cambiaremos. Pero no hay que verlo con presión. Hay que dar el 100% al igual que hicimos las primera temporada, cuando fuimos primer satélite y sextos en la clasificación del campeonato. A pesar de que la pasada temporada no fue la mejor, terminar quintos en Valencia y conseguir buenos resultados también nos sirvió . Hay que ser positivos y pensar que todo va a ir bien».

La adopción de la electrónica común, ¿crees que fomentará la competitividad en el segundo grupo de carrera, que es donde las motos satélite tenéis las mayores oportunidades?

«Estamos viendo que quien ha dado un paso adelante muy cerca de las oficiales es Ducati. Sin duda, han acortado su distancia con los oficiales, que era lo lógico con esta nueva electrónica. Sin embargo, en nuestro caso ha sido al contrario. Creo que ahora estamos más lejos de lo que estábamos el año pasado. Recuerdo que entonces estábamos en los test en Malasia muy cerca de Vale y de Jorge, a no más de medio segundo de Jorge y a 0’3 de Valentino. Este año en Malasia nos hemos quedado a dos segundos de Jorge y uno de Vale, o sea que ha sido bastante peor que el año pasado y en lugar de acercarnos, nos estamos alejando».

«No sé si es porque somos un equipo satélite y aún tenemos que hacer un trabajo que el equipo de fábrica hace mucho más rápido que nosotros, pero está claro que tenemos mucho que mejorar en ese aspecto. Tenemos que acercarnos y eso va a ser síntoma también de que estamos más cerca de las Ducati satélite, que se supone son nuestros máximos rivales y que en este momento también tienen incluso alguna por delante de Valentino».   

¿Qué sensaciones tienes sobre los nuevos neumáticos? ¿Ha mejorado tanto como opinan varios pilotos sobre el delantero?

«Michelin ha trabajado muy duro en ello y su mérito es indudable. El neumático delantero ha mejorado mucho. Con el trasero es con el que tenemos más problemas pero nos topamos con uno muy grande y peligroso al explotar un neumático en una Ducati. Esa no es fiable y tampoco es bueno para nadie. Hay que analizar lo que pasó para mejorar la seguridad para todos. Pero eso no está reñido con el esfuerzo realizado con el delantero. En cada test hemos tenido nuevos neumáticos y los resultados son obvios. Ha habido muchas menos caídas en Malasia de las que hubo el año pasado en Valencia y en los test que los oficiales realizaron en algunos circuitos. Estoy contento con todo ello, pero hay que poner más atención en el trasero para que lo de Malasia no vuelva a ocurrir».

¿Cómo te encuentras rodando con el duro trasero que empleasteis en Sepang?

«Bueno, con el duro encontramos que en cuanto a prestaciones estaba algo por debajo de lo que esperábamos. Esperábamos que al ser más duro tuviera algo menos de agarre, pero la diferencia resultó demasiada, más de lo que me hubiera gustado. A mi compañero de equipo le fue bien con el neumático duro. Hay pilotos que no notaron un bajón tan grande, pero en mi caso lo noté bastante y eso no acabó de gustarme, pero sin duda fue una elección buena porque el blando en ese momento no era fiable. Pero en cuanto a agarre el blando seguía funcionando mucho mejor. En mi caso, podríamos haber hecho incluso la carrera con él porque dimos muchas vueltas y no tuvimos ningún problema. Fue una lástima que Baz tuviera ese problema…». 

Etiquetas:
MotoGP, 2016, Pol Espargaro, Monster Yamaha Tech 3

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›