¿Eres nuevo en motogp.com?Regístrate aquí

Compra de entradas
Compra de VideoPass

Conclusiones del Gran Premio de Qatar

Conclusiones del Gran Premio de Qatar

La primera cita del calendario de MotoGP™ respondía a parte de los interrogantes que había dejado la pretemporada.

El Gran Premio Commercial Bank de Qatar ya es historia y la temporada del Campeonato del Mundo de MotoGP™ está de nuevo en marcha. Al mismo tiempo, las carreras en el Circuito Internacional de Losail despejaron gran parte de las incógnitas de la pretemporada.

Se sabe por lo visto a lo largo de los años que la primera carrera del calendario en Qatar no es obligatoriamente indicativa del rumbo del resto de la temporada, pero el desarrollo del fin de semana ya ha dejado a unos y otros protagonistas en posiciones bien distintas. 

MotoGP™ tuvo como ganador al campeón en título Jorge Lorenzo; en Moto2™ persiste la maldición que impide al número uno de la temporada anterior vencer la primera carrera de la siguiente. Ésta tuvo como ganador a Thomas Luthi.

Moto3™ volvió a ofrecer el podio más ajustado del programa del fin de semana con los siete primeros clasificados cruzando línea de meta en menos de siete décimas de segundo. Niccolò Antonelli terminó siendo el más rápido de todos ellos sin saber siquiera que estaba disputando última vuelta.

En la categoría reina la incertidumbre por el rendimiento a final de carrera de la nueva electrónica unificada de Magneti Marelli y los neumáticos de 17 pulgadas de Michelin parece haber quedado reducida a lo que en su momento resultó el «efecto 2000»; lo que parecía el fin del mundo tal y como se conocía, ha terminado siendo el comienzo de una nueva y excitante era.

La carrera de MotoGP™ fue siete segundos más rápida que la del año anterior, pero su guión y desenlace resultaron bien distintos. Sin embargo, la victoria volvería a terminar en manos de un piloto de Yamaha después de que las Ducati dejaran constancia de la superlativa velocidad de sus motores.

A diferencia de la ronda inaugural de la temporada 2015, este año en Losail Marc Márquez no partía como el gran favorito y, afortunadamente para él, acabó tercero y tampoco perdía el control de su Honda en la primera curva para tener que pasar remontando el resto de la carrera como el pasado año.

Lorenzo partió con la cabeza de carrera junto a las Ducati como en 2015 pero, doce meses, un título mundial y un cambio de marca de cascos después, ofreció toda una exhibición en comparación con los problemas de visión de que fue víctima en 2015.

Dani Pedrosa no se veía obligado a anunciar su retirada temporal para solucionar sus problemas con el antebrazo derecho como le ocurrió el pasado año, pero sí debía afrontar los problemas que le impidieron alcanzar la estela del grupo de cabeza. El piloto de Honda, sin embargo, tuvo que contener al piloto con más posibilidades de convertirse en el quinto «extraterrestre» de la categoría reina, Maverick Viñales

Andrea Iannone volvía a partir como favorito, pero a diferencia de entonces, su desbocado ritmo con la cabeza de carrera le apartaba de la lucha por la victoria con una caída. Andrea Dovizioso lo daba todo hasta el último momento, pero una vez más había alguien en pista dispuesto a ir más allá y hacerse con la victoria.

Resulta toda una ironía escuchar todos los rumores sobre una hipotética marcha de Lorenzo a las filas de la Ducati. No es algo que suene descabellado si se escucha a las voces que opinan que la única razón por la que la velocidad terminal de las Desmosedici de fábrica no gana carreras, podría estar precisamente en sus propios pilotos.

Valentino Rossi llegaba a Qatar lleno de motivación por disfrutar al máximo de su temporada número 21 en el Campeonato del Mundo. Se hacía pública su continuidad en activo con Yamaha hasta el final de la temporada 2018 y estuvo de nuevo entre los más rápidos en carrera.

Sin embargo, en esta ocasión no podía mantener bajo control a Dovizioso en el momento de la verdad. La impecable carrera en términos de ritmo de Lorenzo y la esforzada lucha de Márquez de sacar el máximo sin cruzar el límite que arruine la temporada desde el comienzo, hicieron el resto para que Rossi terminase fuera del podio.

Resulta curioso que combinaciones de neumáticos tan dispares entre Lorenzo, Dovizioso, Márquez y Rossi ofrecieran a final de carrera rendimientos tan similares; aunque sí suficiente distintos para decidir la victoria.

Losail suponía una prueba de fuego para el estreno de los neumáticos de Michelin por el abrasivo efecto de la arena sobre el asfalto. Aunque lo cierto es que cuando cuatro pilotos luchan por la victoria hasta el final de carrera con opciones distintas y se bate el récord de la pista en las últimas vueltas, se puede decir que dicha prueba ha quedado superada. La próxima semana, el final del verano en Termas de Río Honda supondrá otro sugerente desafío para el nuevo proveedor único de neumáticos.

Entre bastidores, la batalla psicológica entre los pilotos oficiales de Yamaha también ofrecía pruebas de haberse reactivado, despertando al mismo tiempo el apetito de los medios de comunicación.

Desde el punto de vista de entusiasta más purista, los campeones vienen y van, pero lo que permanece es el amor por las carreras de velocidad. Y desde ese punto de vista, es difícil prevalecer en una guerra psicológica contra un piloto que está ganando en la pista.

Las Yamaha de Tech 3 llevaron a sus pilotos Pol Espargaró y Bradley Smith tan lejos como su condición de equipo satélite les permite sobre el papel, y también se anunciaba que el británico será piloto de fábrica de KTM a partir de la próxima temporada, cuando se produzca el retorno de la marca austriaca a MotoGP™.

La soberbia pretemporada de las Ducati GP15 y 14.2 podría no estar condicionada por los resultados de Scott Redding y Héctor Barberá, que salvaron los muebles en Losail, pero quedaron finalmente más atrás de donde sugerían los test oficiales.

La Aprilia RS-GP se estrenaba en un Gran Premio después una breve pretemporada, logrando sus primeros puntos con Álvaro Bautista. Desafortunadamente, Stefan Bradl no terminaba la carrera por una caída, pero comenzar el desarrollo de un nuevo prototipo significa recorrer de nuevo un largo camino para la marca italiana. Al menos ha comenzado con buen pie para uno de los pilotos.

El próximo Gran Premio Motul de la República Argentina se celebrará el próximo 3 de abril en el circuito de Termas de Río Hondo. En la carrera del pasado año la victoria parecía tener su clave en los neumáticos, aunque terminó siendo escenario de uno de los lances que condicionaría el resto de la temporada.

Etiquetas:
MotoGP, 2016, COMMERCIAL BANK GRAND PRIX OF QATAR

Otras actualizaciones en las que podrías estar interesado ›