Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
1 día Hace
By Gresini Racing Moto3

Di Giannantonio: «Todavía no puedo creérmelo»

El piloto italiano sube por primera vez al podio del Campeonato del Mundo, precisamente en su carrera local en Mugello.

El piloto de Gresini Racing Team Moto3, Fabio Di Giannantonio, culminaba el fin de semana del Gran Premio TIM de Italia en Mugello con una magnífica carrera que le llevaba a conseguir su primer podio en el Campeonato del Mundo de Moto3™. El debutante de 17 años natural de Roma lograba este objetivo precisamente ante el público italiano en la que sólo es su séptima salida en los GGPP.

Di Giannantonio llevó a cabo una carrera llena de determinación, luchando por su posición en cada vuelta cuando marchaba sexto en el grupo de cabeza. Entonces, «Diggia» -diminutivo de Di Giannantonio-, alcanzaba la primera posición entre la sexta y la décima vuelta. En la última Fabio atacaba de nuevo en la decisiva curva 1, manteniéndose entre los primeros. Finalmente, salía a la recta de meta en la cuarta plaza, pero gracias a los rebufos se hacía con una bien merecida segunda posición a sólo 38 milésimas del ganador Brad Binder. 

Support for this video player will be discontinued soon.

Di Giannantonio: «¡No tengo palabras!»

Fabio Di Giannantonio: «Todavía no puedo creérmelo. Correr en el Campeonato del Mundo siempre ha sido mi sueño, así que subir por primera vez al podio en Mugello, mi carrera de casa, es algo increíble. Fue una gran carrera en la que estuve peleando desde el principio. Hice una buena salida y, cuando me vi en el grupo de cabeza, intenté calmarme durante algunas vueltas. En un momento dado, sin embargo, gané algunas posiciones y pensé que también podía liderar la carrera, así que frené tarde en la curva 1 y me puse primero».

«A partir de entonces la situación se convirtió en una batalla continua; de hecho tengo algunas marcas en el mono, pero fue realmente divertido. Gracias a los rebufos podía llegar siendo muy rápido a la frenada de la primera curva, donde a veces no era tan fácil detener la moto para entrar en ella. En la última vuelta abrí ligeramente mi trazada, pero al menos no perdí mucho terreno. Al final, antes de la última curva, lo intenté todo para mantenerme cuarto porque sabía que sería un buen sitio para el sprint final. Lo hice y conseguí un fantástico segundo puesto. ¡Menudo día!».