Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
18 días Hace
By Aspar MotoGP Team

30 años de éxitos: Recorrido histórico de Aspar Team

En Misano empezaron los treinta años de victorias desde que Jorge Martínez ganara el título de campeón del mundo de 80cc en 1986.

El Mundial recala este fin de semana en Misano, una pista unida para siempre a la carrera de Jorge Martínez “Aspar”. Allí, hace ahora 30 años, el valenciano unía su nombre a la historia y al palmarés mundial del motociclismo en el que ya figuraban dos de sus maestros: Ángel Nieto, con sus 12+1 títulos, y el valenciano Ricardo Tormo, campeón de 50 cc en 1978 y 1981.

“Me siento un privilegiado de haber sido cuatro veces campeón como piloto”, reconoce el alma del Aspar Team. La primera vez, en 1986, llegó tras un año “muy completo”, con cuatro victorias en Jarama (España), Salzburgring (Austria), RIjeka (Yugoslavia) y Assen (Holanda), dos segundos puestos en Monza (GP de las Naciones) y Misano (San Marino), y una tercera posición en Silverstone (Gran Bretaña). De nueve carreras que tenía el campeonato, subió al podio en siete. “En la última, en Alemania, me caí cuando era líder. Pero bueno, ya había ganado el título antes”, sentencia un Jorge Martínez que todavía guarda el recuerdo de aquel título con la ilusión del primer día.

“Fue una temporada inolvidable, mi compañero de equipo era Ángel Nieto, en aquel momento lo era todo, era quien tenía todos los títulos mundiales y la fuerza, en Derbi era quien había conseguido todo. Era muy grande. Fue un año increíble como experiencia, los Rabasa desde el primer minuto se portaron muy bien conmigo, me acogieron como piloto y como parte de la familia, me trataron de maravilla. Es parte de mi vida”, añade “Aspar”.

Preguntado por cómo recuerda aquel día de gloria, el valenciano relata algunos de los obstáculos que venció para conseguirlo. “La carrera fue en sábado y lo pasé fatal porque el sotocasco se me iba cayendo y no podía ver bien. Fue duro, iba levantándolo como podía, y al final terminé segundo y gané el título”, recuerda.

Una salida "muy deficiente"

Las crónicas de la época relatan, además, que “Aspar” realizó “una salida a lo Ángel Nieto, es decir, muy deficiente”. “Es cierto. Las Derbi iban francamente bien de motor, pero eran difíciles de poner a punto y para salir de parado costaba muchísimo. Eran motores de dos tiempos, que iban muy altos de revoluciones. Tienes que dar muy poco gas para poder salir y a veces se ahogaba un poquito y tenías que empujar un montón. Esta salida fue una de las que hice mal, pero fui remontando y cuando me puse segundo, que ya era suficiente, me acomodé y no pensé “no hagamos más riesgos”, y terminé segundo”.

“Aspar” fue el único piloto que repitió triunfo en un año en el que además vencieron Manuel Herreros “Champi” (a la postre subcampeón), Stefan Dörflinger, Gerhard Waibel, Ian McConnachie y Pier Paolo Bianchi. “Todos ellos eran muy diferentes entre sí: Dorflinger era muy completo y regular, no muy rápido, porque ya era veterano. Su moto era francamente muy rápida, más que la Derbi. Era el campeón y con quien me jugaba el título. Luego, McConnachie era rapidísimo pero se caía mucho, Waibel aparecía y desaparecía, Bianchi estaba al final de su carrera pero todavía era veloz, y “Champi” acababa de llegar. Yo triunfé en un momento muy bueno”, detalla.

El de 1986 podría haber sido su segundo título de campeón de no haber abandonado en dos carreras la temporada anterior. “Pude ganar el título, pero se rompió una bujía en Alemania, y me caí en Le Mans yendo primero. La puntuación era distinta, eran pocos grandes premios, y a la mínima que fallabas tenías muchas menos posibilidades de recuperar. Si no hubiese tenido esos dos abandonos, podría haber sido campeón, pero como siempre decimos, las carreras son así”, comenta.

 El tercer español de una larga lista

“Aspar” se convertía en 1986 en el tercer piloto de una lista que, desde entonces, ha tenido quince nuevos campeones españoles más, un éxito que no se presagiaba en aquella época. “Era imposible preverlo, en absoluto. El gran boom llegó sin duda con Ángel Nieto. El motociclismo le debe muchísimo, puso la primera piedra, forzó a los medios a que viniesen a las carreras y hablasen de motos. Luego llegó Ricardo, llegué yo, Sito, Crivillé,…”, desmenuza.

“El gran cambio”, continúa, “llegó a principios de los 90, con la llegada de Dorna o la creación de nuevos circuitos como el de Jerez o el de Barcelona que se unieron al Jarama y Calafat, en una época en la que el resto eran carreras en polígonos o pueblos. También el Aspar Team nace en 1992. Todo junto, empieza a sembrar la semilla en la base y a crear un futuro. Todo ayuda a crecer”.

Actualmente, para “Aspar”, “el motociclismo está en un momento muy dulce y España es un referente mundial en todos los aspectos, todos los pilotos vienen a España a crecer cuando antes había que fijarse en los británicos, en los italianos o en los americanos. Es algo muy bonito, es una satisfacción ver a pilotos como Marc Márquez, Dani Pedrosa, Jorge Lorenzo o Maverick Viñales que son jóvenes y que van a estar ahí delante por mucho tiempo”.

Recomendado