Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
2 días Hace
By Nick Harris

El maleficio británico en Gran Bretaña

Nick Harris nos relata la historia del primer GP de Gran Bretaña, cuando el destino no quiso (por tres veces) que ganara un piloto local

Un tal Barry Sheene estaba dispuesto a escribir un nuevo capítulo en la historia del motociclismo británico. Su gran compañero Steve Parrish rodaba en la curva de Copse durante la última vuelta liderando el primer Gran Premio de Gran Bretaña. Pero el destino fue caprichoso.

Todo ocurrió una tarde de agosto de 1977. En estos tiempos pasados, tal vez una victoria de Sheene hubiera sido el final deseado para un día más perfecto. Desde 1949, el GP británico del Campeonato del Mundo se había celebrado tradicionalmente en el TT de la Isla de Man. La mayoría de los pilotos habían dejado de participar en la carrera de motocicletas más famosa del mundo, e incluso algunas Federaciones Nacionales habían prohibido a sus corredores competir porque sentían que el circuito de 60,721 kilómetros era demasiado peligroso.

Barry Sheene era el campeón del mundo de 500cc en aquel momento. Barry y su novia Stephanie eran los Beckham de los años setenta: aparecían en portadas y en revistas que nunca hubieran soñado. Era el día perfecto para que Sheene comenzara la carrera desde la pole position.

La tan deseada victoria de Sheene no se materializó debido a que el campeón del mundo se vio obligado a retirarse por problemas mecánicos, pero liderada por Sheene, la multitud masiva cambió su lealtad a su compañero Steve Parrish.

Todo el mundo estaba de pie mientras Parrish corría entre esas imponentes tribunas de Woodcote para comenzar la última de las 28 vueltas, pero la lluvia no perdona nunca en Inglaterra. Algunos puntos de lluvia salpicaron la visera de Parrish. A solo 4,711 km de la recta de Northamptonshire, parecía que iba a ganar su primer GP y se coronaría como el primer ganador del Gran Premio de Gran Bretaña.

El Himno Nacional se estaba preparando en el podio, pero fueron las barras y estrellas las ondearían. Al entrar en la primera curva en Copse para comenzar la vuelta más importante de su vida, Parrish perdió la parte delantera de su Suzuki y cayó. Antes de que la multitud apenas pudiera lamentarse, Williams (también británico) se estrelló tres curvas más tarde, dejando el camino libre para que Hennen ganara su segundo Gran Premio de 500cc. Pocos nos dimos cuenta de que Kenny Roberts iba a seguir la senda un año después

Ningún británico ha ganado la carrera de la clase reina en el GP de Gran Bretaña en los próximos 41 años, el desafortunado Steve Parrish nunca más ganó un gran premio y los pilotos estadounidenses dominaron el Campeonato durante los siguientes diez años.

Pudo haber sido todo tan diferente.

Recomendado

motogp.com
Un mensaje para los fans

Hace 8 meses

Un mensaje para los fans