Los pilotos Bridgestone visitan la fábrica en Japón