Lorenzo y Barberá revolucionan las calles de Almería