Luthi empieza con una caída