Los fans de Rossi inundan las gradas