BAUTISTA y SIMON durante la QP2