De Angelis roza la caída en Estoril