El circuito de Mugello, de cerca