Rossi, conforme con el segundo puesto