Valentino Rossi, después del QP en Assen