Vermeulen, con la vista puesta en 2008