Rossi y Lorenzo, frente a frente