Rossi, sobre el obligado aplazamiento de sus ensayos