Lorenzo, en las calles de Barcelona antes del GP de Catalunya