Rossi, todavía con trabajo por hacer en Catar