Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
3 días Hace
By Nick Harris

El sueño de McPhee y el 'momento Roger Bannister' en MotoGP™

Con John dejando huella en Moto3™, el excomentarista de MotoGP™ Nick Harris se adentra en la historia de los pilotos escoceses del Mundial

Etiquetas MotoGP, 2020, John Mcphee

Puede que no sea un país pensado para el Campeonato del Mundo de motociclismo, pero John McPhee se esfuerza por cambiar todo eso en el actual Campeonato del Mundo de Moto3™. El escocés ganó en Misano y es 3º en el campeonato con la Honda de Petronas Sprinta Racing. La casa de John en Oban, en la costa oeste, es como la mayoría de la gente imagina Escocia. Majestuosas montañas, un mar azul digno del Caribe cuando brilla el sol, hermosas islas, tormentas de invierno en el Atlántico y diminutos mosquitos vienen a la mente en lugar de las carreras de motos del Mundial.

Arenas pierde el liderato al ser embestido por McPhee

Aunque Escocia ha producido muchos campeones mundiales de motorsport, las dos ruedas no han sido tan productivas, pero aquellos que han saboreado el éxito al más alto nivel son muy especiales. Tres de ellos, Bob McIntyre, Jimmy Guthrie y Jock Taylor han paseado con orgullo el 'kilt', la tradicional falda escocesa.

Fue el 7 de junio de 1957 cuando McIntyre protagonizó el mágico 'momento Roger Bannister' en el gran escenario mundialista de la Isla de Man. ¿Quién olvidará ese instante en mi Oxford natal, tres años antes, cuando el locutor de la pista de atletismo leyó el tiempo de Bannister en la carrera de una milla que acababa de ganar? Tres minutos y el resto fue silenciado por los vítores de la multitud. El primer hombre que corrió una milla en menos de cuatro minutos ya era un héroe y ese anuncio muy pronto dio la vuelta al mundo.

Tres años después, la Isla de Man estaba repleta de expectativas al comienzo de la carrera Senior de ocho vueltas en el circuito TT de montaña de 60,721 km en la isla que había organizado la primera carrera del Campeonato del Mundo ocho años antes. Catorce mil aficionados extra llegaron en ferry esa misma mañana a la ya abarrotada isla para ver en acción al escocés pilotando la Gilera de cuatro cilindros. Sabían que se iba a hacer historia. Nadie había rodado en la pista de carreras más exigente y peligrosa del mundo a más de 160,934 km/h. Era el 50º aniversario de las carreras TT y McIntyre lo celebraría con verdadero estilo, rompiendo todas las barreras como Bannister tres años antes.

Missing the apex: ¡Gracias, Nick Harris!

Al final de la segunda vuelta, el anuncio retumbó por todo el circuito. Bob McIntyre lidera el TT Senior después de una segunda vuelta con un promedio de 101… El resto del mensaje se ahogó por los vítores de los aficionados. Se había convertido en el primer piloto en dar una vuelta al circuito de montaña con una media de más de 100 mph en un tiempo de 22 minutos y 23,2 segundos.

De forma épica, completó tres vueltas más a 100 mph para ganar la carrera en 3 horas y 2,57 segundos. El modesto escocés ya había ganado la carrera de 350cc del TT esa semana y también ganó la carrera de 350cc para Gilera en Monza más tarde ese mismo año. Terminó subcampeón tras su compañero Libero Liberati en el Campeonato del Mundo de 500cc. McIntyre ganó dos Grandes Premios más, llevando a Honda al éxito en 250cc en el Ulster en 1961 y un año más tarde en Spa-Francorchamps. Trágicamente, perdió la vida ese mismo año en un accidente en Oulton Park, en Inglaterra.

Doce años antes de que diera comienzo el Campeonato del Mundo, el 8 de agosto de 1937, Jimmy Guthrie, de 40 años, lideraba el Gran Premio de Alemania en el circuito de carretera de Sachsenring. El piloto de Norton perseguía su tercera victoria consecutiva en Alemania, donde el estallido de la Segunda Guerra Mundial se avecinaba irremediablemente. Ya había ganado 19 Grandes Premios, pero se estrelló en el bosque en aquella fatídica última vuelta y falleció en el hospital. Cuatro años después de que terminara la Segunda Guerra Mundial, en 1949, la afición local levantó un monumento en honor a Guthrie donde se había accidentado. Nunca olvidaron al caballeroso escocés y un ramo de flores frescas acompaña al monumento cada semana durante los últimos 71 años. En la Isla de Man, un monumento hecho con piedras en la montaña que sube a Ramsey en el circuito TT también rinde tributo al 19 veces ganador de un Gran Premio y seis veces ganador del TT.

Le Mans aguarda otro fin de semana legendario

El único Campeonato del Mundo escocés llegó en tres ruedas. Mi querido amigo Jock Taylor, junto al compañero sueco Benga Johannson, conquistó el Campeonato del Mundo de Sidecar de 1980 en el Gran Premio Británico en Silverstone. En un día realmente horrible de agosto de 1982, Jock perdió la vida en una carrera bajo una lluvia torrencial sobre las líneas de ferrocarril en Imatra (Finlandia) cuando se estrelló luchando por recuperar el título que significaba tanto para él y su país.

Otros escoceses han estado cerca de ganar Grandes Premios. El más cercano fue Niall Mackenzie con siete terceros puestos y una 'pole position' en el Campeonato de 500cc. Su compañero en el equipo Silverstone/Armstrong, Donnie McLeod, era piloto de categorías de 250 y 350cc, mientras que Steve Hislop era un magnífico piloto de Superbike y TT.

¿Puede John McPhee mejorar su palmarés y ganar un título mundial en dos ruedas? Es una gran pregunta, pero, ciertamente, ellos verían recompensados sus esfuerzos en nombre de su orgulloso y patriótico país.

Ya puedes disfrutar de DAZN por un precio de 9,99€ al mes. Sin permanencia y con un mes de prueba GRATIS. ¡Consíguelo AQUÍ!

Recomendado