Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
26 días Hace
By motogp.com

Manteniendo vivo el sueño americano

El excomentarista de MotoGP™ Nick Harris recuerda diversos episodios célebres del Campeonato del Mundo en territorio estadounidense

Etiquetas MotoGP, 2021

Nunca olvidaré a un par de amigos de Eddie Lawson en Uplands, California, que me preguntaron mientras tomaban una cerveza a qué se dedicaba Eddie exactamente. Sabían que tenía algo que ver con las carreras de motos, pero nada más. En aquel momento Eddie ya era tres veces Campeón del Mundo de 500cc y yo estaba allí para preparar la presentación de su multimillonario cambio a Honda en 1989. Era todo un icono deportivo en Europa. Ser tan anónimo en su país le convenía a Eddie, pero ilustraba claramente lo difícil que era convencer al público americano de lo que era el Campeonato del Mundo de motociclismo y, en aquel momento, del éxito, la fama y la fortuna que habían alcanzado sus compatriotas en el extranjero. El regreso del Mundial a los Estados Unidos ayudó, pero siempre ha sido una lucha ardua.

 

1

Rossi, Doohan y Lawson hacen historia con Michelin

En los años sesenta, Daytona acogió un par de Grandes Premios, pero el Gran Premio de Estados Unidos se estableció finalmente en Laguna Seca, en California, y nos encantó. ¿A quién no le gustaría quedarse en la península de Monterrey que se adentra en el Océano Pacífico? A veces, la niebla se adentraba en el circuito situado en las colinas, unos 15 km hacia el interior, pero normalmente el sol no dejaba de brillar y, además, estaba el Sacacorchos. Kenny Roberts llevaba muchos años hablándonos del Sacacorchos con su propio estilo grandilocuente. Cuando llegamos allí por primera vez en 1988, me apresuré a subir al Sacacorchos para la primera sesión de entrenamiento y tuve que admitir ante Kenny, lo que nunca fue fácil, que tenía razón.

Seguramente, hablamos de uno de los tramos de asfalto más emblemáticos de la historia del Mundial, que adquirió un estatus de leyenda gracias a la batalla entre Valentino Rossi y Casey Stoner en 2008. Todavía puedo visualizarlos uno al lado del otro en la frenada antes de lanzarse hacia abajo en el Sacacorchos. Rossi se vio forzado a ir por el exterior y luego por la zona sucia del interior, pisando la tierra, al cambiar de izquierda a derecha, pero seguía en cabeza, mientras que Stoner tuvo que abrirse para evitar un toque importante.

Rossi, Stoner y el sacacorchos... 10 años después

Increíblemente, ese mismo año, de repente, hubo dos Grandes Premios en Estados Unidos cuando el campo de batalla más emblemático del motorsport, el Indianapolis International Speedway, acogió su primer GP de motociclismo. En 1909 fueron siete carreras de motos las que inauguraron el nuevo circuito y, aunque 99 años después la pista de Gran Premio de 4,216 km en el centro que incorporaba parte del famoso óvalo no era tan emocionante, para mí, con estar allí, en 'the Brickyard', era suficiente. El estadio deportivo más grande del mundo, con capacidad para más de 250.000 personas, con la famosa hilera de ladrillos originales que forma la línea de salida y de meta. Podía oler la gasolina y los neumáticos e imaginar el rugido de la multitud por encima de la emocionada voz de los locutores de la Indy 500 la primera vez que entré en ese inmenso estadio vacío.

He cometido muchas meteduras de pata a lo largo de mi carrera como comentarista, pero la de Indianápolis 2008 fue una de las que mis amigos nunca pasarán por alto. Un huracán se acercaba a toda velocidad y la carrera de MotoGP™ se detuvo tras 20 vueltas y nunca se reanudó. Eso dio lugar a una enorme cantidad de conversaciones intrascendentes por parte de un servidor, ya que la audiencia televisiva estaba disminuyendo rápidamente. Las vallas publicitarias fueron arrojadas por ráfagas de viento amenazantes. Fue una pancarta publicitaria que sobrevoló el pitlane lo que me llevó a explicar que había un caballo blanco trotando por el pitlane y, con razón, nunca se me ha permitido olvidarlo.

Tierra de oportunidades: Austin aviva la lucha por el título

No era un caballo blanco sino el perro del circuito, que me recuerda la primera vez que fuimos al magnífico Circuito de las Américas en Austin, Texas, en 2013. La primera sesión de entrenamientos tuvo que retrasarse porque el perro de circuito se había escapado en la pista, pero al menos esta vez acerté con el animal. Te puedes creer que ese año hubo tres Grandes Premios en América, con Laguna Seca e Indianápolis también en el calendario. No solo el circuito era una prueba absoluta para los pilotos y especialmente esa carrera hasta la primera curva, sino que la ciudad tenía la reputación de ser el mejor lugar de música en directo del mundo. Ya está dicho, Austin era y sigue siendo un gran escenario.

Austin es ahora el único circuito que alberga Grandes Premios de motociclismo en América. Es crucial que el Circuito de las Américas siga albergando eventos de MotoGP™ para mantener vivo ese increíble legado y el sueño americano.