Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
25 días Hace
By motogp.com

El día que Roberts abanderó toda una revolución

El ex comentarista de MotoGP™ Nick Harris recuerda cuando la superestrella americana encabezó un cambio que moldeó el futuro de este deporte

Los rumores eran numerosos, pero hace 43 años, tal día como hoy, en el paddock de Silverstone, la revolución se hizo realidad. Una revolución con una intención que nunca llegó a consumarse, pero cuya amenaza sacó de la Edad Media al Campeonato del Mundo de motociclismo y moldeó su futuro. Una revolución encabezada por un Campeón del Mundo y un periodista, que hizo que los pilotos obtuvieran una justa recompensa por sus esfuerzos y salvara vidas.

 

GRATIS: El encanto de Silverstone, en 'super slow-motion'

El Campeón del Mundo de 500cc Kenny Roberts y su gran amigo, el periodista Barry Coleman, querían esperar un año más antes del anuncio en el paddock de Silverstone, dos días antes del Gran Premio de Gran Bretaña de 1979. Los pilotos no estaban dispuestos a esperar y se desvelaron los planes de realizar unas nuevas World Series en competencia directa con el Campeonato del Mundo. Era un concepto increíble para romper con el Campeonato del Mundo establecido que existía desde 1949. Un nuevo campeonato independiente solo para máquinas de 250cc y 500cc. Todos los mejores pilotos, incluidos los campeones Barry Sheene, Kork Ballington y, por supuesto, Roberts, se inscribieron y se prepararon para ello, lo que supuso una importante amenaza para el futuro del Campeonato del Mundo.

Roberts llegó de América en 1978 para cambiar totalmente las carreras de Gran Premio tal y como las conocían los europeos. Su particular estilo derrapando, forjado en los óvalos de tierra de su país, destrozó a las estrellas consagradas de 500cc en los circuitos mundialistas de toda Europa, pero fuera de la pista, Kenny estaba horrorizado. Nunca ha tenido miedo de expresar sus sentimientos, pero no podía creer el trato que recibían los pilotos por parte de los organizadores y promotores. La seguridad, el dinero de los premios y el simple respeto no existían a ojos de Kenny, y estaba tan decidido como en la pista a hacer algo al respecto.

Roberts y Carruthers, el dúo dinámico de los 70

¿Quién puede culpar a los pilotos por su impaciencia? Estaban hartos y totalmente desilusionados por golpearse la cabeza una y otra vez contra una pared en términos de seguridad, dinero de los premios y, simplemente, el respeto de los promotores y organizadores. Con Roberts y Coleman a la cabeza, todos los mejores pilotos del Mundial acordaron competir en una competición alternativa.

Los libros de historia muestran que las World Series nunca llegaron a despegar, pero si leemos entre líneas, descubriremos la enorme influencia que tuvieron en el futuro de este deporte. La reacción de la FIM condenó inmediatamente al nuevo campeonato, ya fuera para correr junto al Campeonato del Mundo existente o como alternativa. Aun así, se dieron cuenta de que el 'statu quo' debía cambiar -y rápidamente- para salvar su Campeonato del Mundo. Inmediatamente, aumentaron el importe de los premios de los Grandes Premios en un asombroso 500% y eliminaron el controvertido dinero de salida. Anteriormente, los organizadores aceptaban una cuota de salida para que los pilotos compitieran y pagaban unos premios miserables. Al final de un Gran Premio, había una cola de pilotos, incluidos los campeones mundiales, frente a la oficina de los organizadores en el paddock, esperando que les pagaran. Imagínate una escena así en el paddock de Silverstone el pasado fin de semana.

Rainey recupera su YZR500 para liderar a los MotoGP™ Legends

Al final, las nuevas World Series fracasaron, probablemente, por la falta de circuitos lo suficientemente valientes como para organizar sus eventos. La FIM dejó muy claro que no emitiría permisos para ninguna de sus carreras en circuitos que acogieran una prueba de las Worlds Series. Al final, los pilotos volvieron a sus puestos habituales en 1980, pero la actitud hacia la seguridad, el respeto y los premios en metálico había cambiado definitivamente. La revolución había comenzado gracias a Coleman y Roberts, pero aún quedaba mucho camino por recorrer, especialmente en materia de seguridad.

Los pilotos que dejan atrás Silverstone camino de Austria deberían brindar por Roberts y Coleman con lo que sea que beban entre Grandes Premios. Ambos no estaban dispuestos a quedarse parados viendo cómo se trataba a los pilotos de una manera tan atroz. Iniciaron una revolución que los pilotos de hoy no deberían olvidar nunca. Sin ellos, ¿quién sabe qué habría pasado? Después del anuncio, Kenny ganó una carrera clásica de 500cc con Sheene. Apuesto a que ambos no hicieron cola para recibir su dinero.

Recuerda que puedes seguir cada segundo EN DIRECTO y OnDemand con VideoPass, que te ofrece un acceso inigualable a entrevistas y reportajes, así como a cada segundo EN DIRECTO y OnDemand del Campeonato del Mundo de MotoGP™. Todo ello y mucho más, lo tienes en MotoGP™ VideoPass.

Recomendado