Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
19 días Hace
By Women in MotoGP™

"Estoy en el paddock por mis pasiones: viajes y fotos"

Una serie de circunstancias acercaron a Raffaella al mundo de MotoGP™ en 2003 y hoy día es una de las fotógrafas más queridas del paddock

La segunda invitada de #WomenInMotoGP es Raffaella Gianolla, la única fotógrafa profesional que sigue todos los eventos del Campeonato del Mundo de MotoGP™, desde los Test de invierno hasta todos los Grandes Premios de la temporada. Durante sus estudios y su carrera profesional, Raffaella ha ido descubriendo diferentes áreas porque, como ella misma dice: "Nunca debes dejar de ser curiosa".

La historia de Raffaella comienza en Venecia, su ciudad natal, donde empezó a trabajar como fotógrafa de archivo en el Instituto Universitario de Arquitectura a finales de los 90. Fue un trabajo que encontró para mantener sus estudios, que le permitió dar espacio a la pasión que heredó de su padre por la fotografía, abriendo al mismo tiempo sus horizontes a la arquitectura.

"Como el sueldo del Estado no era suficiente para mantenerme -recuerda Raffaella-, empecé a crear sitios web y así fue como me puse en contacto con algunos pilotos que participaron en los campeonatos locales y luego conocí a algunos de los protagonistas del Campeonato del Mundo como Gino Borsoi y Lucio Cecchinello".

La moto no era una de las grandes pasiones de Raffaella, pero enseguida le pareció interesante la posibilidad de asistir a los circuitos: "Empecé ayudando a Lucio (Cecchinello) en la gestión de los pases y a veces también le echaba una mano a su hermana en la cocina cuando había carreras".

El año 2003 marcó un gran cambio en la vida de Raffaella. "Ese año Gino Borsoi me preguntó si me interesaba encargarme de la coordinación del equipo que estaba montando" y así fue como Raffaella se convirtió en la Team Coordinator del equipo Team Globet Aprilia Racing.

Era una propuesta interesante pero, para aceptarla, Raffaella tuvo que renunciar a la universidad y a un contrato indefinido para aventurarse en un mundo en el que "tienes que negociar constantemente porque en noviembre de cada año todo termina y tienes que asegurarte un puesto en un equipo para la siguiente temporada". Dejar una vida estable, un trabajo seguro por un nuevo negocio, en un entorno que debes empezar a descubrir. Pero esta era la oportunidad ideal para que Raffaella dedicara tiempo a una de sus mayores pasiones: viajar.

"Había pasado 16 años trabajando en un archivo siempre encerrada entre cuatro paredes y necesitaba algo diferente. Por supuesto, el trabajo en la universidad era extremadamente estimulante desde el punto de vista intelectual, estaba en constante contacto con profesores de una de las universidades más prestigiosas de Italia, pero necesitaba viajar, salir de esos hermosos edificios y conocer el mundo. Lo que se me había ofrecido era una oportunidad y la aproveché. Entonces descubrí que el paddock es un ambiente lleno de adrenalina y muy estimulante donde cada día descubro algo nuevo, así que, después de 18 años, sigo aquí", apunta con ilusión.

Tras aceptar la oferta de trabajo de Gino Borsoi, Raffaella no sabía que otra gran oportunidad estaba a la vuelta de la esquina, lista para cambiar su vida de nuevo: "En 2006, uno de los patrocinadores del equipo con el que trabajaba en ese momento me presentó a Mirco Lazzari, un fotógrafo que lleva años fotografiando el Mundial. Y así, en 2012, Mirco y el patrocinador que nos presentó fundaron Mirco Lazzari SRL, una empresa para la que trabajo como fotógrafa y donde también me ocupo de la logística, organizando viajes para que Mirco y yo podamos seguir todos los eventos del calendario".

Así, Raffaella ha convertido la pasión que la acompañaba desde niña en su profesión cuando, a escondidas de su padre, cogió la cámara para entrenar el ojo detrás de la lente.

Ahora el objetivo de Raffaella se centra en capturar la magia en los paddocks de todo el mundo: "Para mí, la fotografía significa transmitir las emociones que sienten los equipos y los pilotos, no sólo cuando ganan. Cada vez, con mis fotos, trato de transmitir la tensión, la concentración, la adrenalina que se siente durante un fin de semana. Poder transmitir, por ejemplo, lo que hay en una mirada entre un mecánico y un piloto, es lo que más me gratifica".

Raffaella cuenta, a través de sus fotos, la vida en los boxes durante todo el fin de semana, pero si le preguntas cuál fue la foto más hermosa que tomó, la respuesta no deja lugar a dudas: "La que aún no he tomado". El aspecto humano y las relaciones con las otras personas involucradas en el paddock son la parte más fascinante de esta vida en la que Raffaella asiste a los circuitos de todo el mundo: "Las relaciones de amistad siempre se crean tanto con los pilotos como con los otros miembros del equipo. Sea como fotógrafa o como Team Coordinator, creo que es muy importante tener sensibilidad y establecer relaciones con los pilotos, porque si sienten el respeto que les tienes, cuando pueden darte espacio te permiten tener una imagen diferente a la de los demás. Hay que conocerlos y comprenderlos para saber cuándo es el momento de acercarse a ellos".

El primer impacto de Raffaella en el mundo del motociclismo estuvo lleno de desafíos porque, como ella misma nos cuenta: "En los años anteriores las mujeres fueron concebidas sólo como un producto de imagen, por lo que construir su identidad y conseguir respeto era a veces difícil, pero ahora es mucho más fácil ser respetada porque hay muchas mujeres involucradas en diferentes áreas". La del paddock fue una metamorfosis basada en el mérito, según Raffaella: "Como mujer, sobre todo cuando empecé, tenías que trabajar tres veces más que un hombre. Hoy en día este aspecto está menos marcado, pero creo que este cambio se produjo porque había personas dentro de los equipos e instituciones que creían en las habilidades de las chicas que formaban parte de este mundo, porque entonces me di cuenta de que al final quienes realmente valían la pena, llegaron donde querían llegar".

El consejo de Raffaella, una de las #WomenInMotoGP, para las chicas que quieren formar parte de este mundo es simple y claro: "Creer e intentarlo siempre. Creo que es importante entender cuáles son tus fortalezas y desarrollarlas para poder acercarte al mundo laboral con habilidades concretas que marcarán la diferencia. Y no hacer caso nunca de las malas lenguas, sino escuchar sólo lo que te dicte tu corazón".

Si, por otro lado, Raffaella pudiera dar un consejo a su yo adolescente, lo tendría claro: "Le diría que estudiara idiomas porque siempre ayudan tanto desde el punto de vista profesional como humano. Poder comunicarte con personas de otras culturas abre nuevos horizontes".

Mientras quedamos a la espera de ver la mejor foto de Raffaella, la que nos dijo que todavía está por llegar, te recordamos que la próxima cita con #WomenInMotoGP será el próximo 8 de mayo. ¡Te esperamos!

Ya puedes disfrutar de DAZN por un precio de 9,99€ al mes. Sin permanencia y con un mes de prueba GRATIS