Compra de entradas
Compra de VideoPass
News
23 días Hace
By motogp.com

El día que Aleix pudo ser piloto oficial de Ducati

El mayor de los Espargaró desvela en ¡Cambia el mapa! sus negociaciones con el Ducati Team en 2014 y sus planes de futuro actuales

Aleix Espargaró (Aprilia Racing Team Gresini) es abiertamente reconocido en el paddock como uno de los pilotos más trabajadores de la categoría reina. El de Granollers fue la pasada semana el gran protagonista de la última edición de ¡Cambia el mapa!, el Podcast en español de MotoGP™, y su discurso dio mucho que hablar en pleno confinamiento al revelar sus planes de futuro y desvelar alguna situación histórica en clave de mercado.

Aleix deslumbra y apunta muy alto con la nueva Aprilia

La temporada 2019 supuso un punto de inflexión en su carrera, debido a sus recurrentes dificultades con la RS-GP, que hicieron que llegara a plantearse la retirada. De aquellas dudas, Aleix ha pasado a renovar sus ilusiones y a barajar nuevos planes a corto-medio plazo: "El año pasado la verdad es que lo pasé muy mal, fue un año muy decepcionante, no disfruté nada encima de la moto. Aunque sea un trabajo, pero cuando no disfrutas nada y te sigues jugando la vida y sigues arrastrándote por los circuitos, cayéndote, no salen los resultados... Lo pasé muy mal", comenzó recordando.

El mayor de los Espargaró ahondó en el recuerdo de su momento más delicado a finales de año: "Tenía que estar lejos de mi familia y llegó un momento en invierno, en la pretemporada, después de Valencia, en el Test de Jerez, que no tenía ganas de ir en moto prácticamente. Lo llegué a hablar muchísimo y darle muchas vueltas con Laura -su pareja-, a plantear opciones, y me ponía este año como prueba. Si las cosas no cambiaban como me prometían... porque por mucho que prometieran, después del Test de Valencia me fui a Jerez y la moto era la misma, todo el mundo tenía la moto nueva y yo tenía el mismo material".

La llegada de 2020, por fortuna, revolucionó por completo sus planes: "La verdad es que las cosas cambiaron mucho. En el Test de Malasia casi se me saltaron las lágrimas en el primer round que di con la moto nueva. Fuimos muy competitivos, así que, bueno, no tengo prisa por renovar con Aprilia, no sé qué va a pasar el año que viene, hay bastantes opciones. Ojalá que podamos arrancar el año y tengo muchas ganas de seguir divirtiéndome como hice en la pretemporada y que no sea mi último año de motos".

Después de renovar su motivación en el escenario mundialista, Aleix admitió en el Podcast, eso sí, que no tiene claro el escenario actual respecto a las renovaciones de contrato debido a la pandemia de coronavirus: "Me entran muchísimas dudas porque es un año muy difícil, en el que las fábricas lo están pasando mal". "Creo que hay que esperar y ver los resultados deportivos cómo avanzan, si es que corremos este año, y, si no, tengo muchas dudas, no sé qué pasará. Hay pilotos que puede ser que se retiren como Cal, 'Dovi' o Valentino, así que va a haber más plazas disponibles, o quizá después de este parón todos los que teníamos eso en mente nos lo replanteamos. Me crea muchísimas dudas, la verdad", sentenció.

La sorpresa en el relato de Aleix, que también tocó muchos otros temas, llegó al valorar el hecho de no haber tenido la oportunidad de formar parte de un proyecto realmente ganador: "Al final, va todo como va. Tuve una carrera deportiva muy desestructurada al inicio y cuando llegué a MotoGP™ siempre he demostrado que soy un piloto muy trabajador. Cuando firmé con Suzuki durante el año de Forward, que hice 6º del mundo con la moto Open, yo le había dado la mano 3 semanas antes en Sachsenring a Gigi Dall'Igna para ir a Ducati, estaba prácticamente todo hecho, y al final Dovizioso decidió quedarse".

Aleix profundizó en el Podcast en el mercado de aquel 2014 en el que meses después llegó a subir al podio en Aragón al ser 2º tras Jorge Lorenzo. "Entonces me fui a Suzuki. En ese momento tuve la oportunidad de estar en dos de las fábricas más potentes del campeonato y acabé en Suzuki. Hice un buen primer año y el segundo año la realidad es que por el cambio de gomas de Bridgestone a Michelin me costó muchísimo, pero no es una excusa, no estuve a la altura: Maverick ganó un Gran Premio y fue muchísimo más competitivo que yo. Creo que no hice un mal año porque hice muchísimos Top 5 y Top 6 pero no estuve al nivel de Maverick, esa es la realidad".

Después de la experiencia con la fábrica japonesa, Aleix se enroló en el proyecto que le propusieron desde Noale. El resto es historia: "Luego acabé en Aprilia y creo que estoy haciendo un trabajo bueno. Creo que las demás fábricas lo saben y tengo solo 30 años". "Desgraciadamente, este año está siendo como está siendo porque si tuviera una moto competitiva, como parece que es la RS-GP 2020, podría demostrar muchísimas cosas y quién sabe lo que podría pasar en 2021, pero por ahora no me queda otra que jugar al Zwift y disfrutar de mis hijos", sentenció, con la esperanza puesta en volver a competir lo antes posible.

Ya puedes disfrutar de DAZN por un precio de 9,99€ al mes. Sin permanencia y con un mes de prueba GRATIS

Recomendado